Crema de calabaza con jengibre

Inspirada en el viaje a Nueva York de 2009, después de una pantagruélica y espectacular cena en The Spice Market, uno de los sitios más agradables donde cené en NY y donde la comida estaba simplemente deliciosa. Esta sopa, gracias a sus ingredientes, va abriendo sabores en la boca y se convierte en una escalada de sensaciones. Colorida, sencilla pero con mucho carácter, esta receta no deja a nadie indiferente.

23 de septiembre de 2016

Crema de calabaza con jengibre
Esta receta lleva cúrcuma, una especia que recomiendo tener en casa. Además de dar un sabor especial y ser una de las bases de la cocina de India, es reconocida por sus beneficios para el sistema digestivo

Ingredientes:

1 ½ kilo de calabaza
1 cucharada de jengibre fresco pelado y picado
1 cebolla grande pelada y picada en cubitos
1 cucharadita de cúrcuma
Sal y pimienta
Aceite de oliva
Agua hirviendo
Nata espesa (opcional)
Cebollino picado (opcional)

Preparación:

Pelamos la calabaza con un buen cuchillo y mucho cuidado (en algunas tiendas las venden troceadas y peladas). Le quitamos las semillas y los "hilos" del interior. Troceamos y reservamos.

En una olla grande, calentamos el aceite de oliva y salteamos la cebolla picada durante unos minutos hasta que esté transparente. Agregamos el jengibre y la cúrcuma, y mezclamos bien. Agregamos también la calabaza troceada y vertemos el agua hirviendo hasta que cubra los ingredientes. Le ponemos un poco de sal y cocinamos hasta que la calabaza esté blanda y se pueda machacar fácilmente (unos 40-45 minutos aproximadamente).

Con la minipimer procesamos los ingredientes hasta formar una crema suave. Servir caliente. Se le puede poner una pequeña cucharadita de nata para cocinar en el centro del plato al momento de servir la crema y adornarlo con un poco de cebollino picado.