ADICTOS A LOS VIDEOJUEGOS: ASÍ ES SU PERFIL

Patricia Peyró @kontrolparental

21 de septiembre de 2016

ADICTOS A LOS VIDEOJUEGOS: ASÍ ES SU PERFIL
El adicto pasa más de diez horas diarias pegado a una pantalla
Da igual si se trata de Pokémon Go, o de Minecratf: los juegos online son adictivos. Son las conclusiones de un estudio realizado por la empresa de seguridad informática ESET, en el que se pone de manifiesto que 1 de cada 10 adictos admite haber estado frente a una pantalla entre 12 y 24 horas sin parar de jugar.  Pero los casos más extremos (6% de los 500 encuestados), afirmaron haber estado al menos en una ocasión durante más de 24 horas enganchados a una pantalla.

 La investigación, que tuvo lugar el pasado mes de agosto, revela los siguiente datos relacionados con un abuso de la exposición a las pantallas:

-El 83% de los encuestados pasa un par de horas delante de la pantalla con sus juegos favoritos.

-El 10% de los encuestados llega a las cinco horas diarias.

- El 3% supera las 10 horas diarias jugando.

Frente a estos datos resulta, en cambio, llamativo que sólo en el 14% de los casos los jugadores admiten obsesión por algún videojuego.

 "Los videojuegos son muy adictivos, por lo que las cifras del estudio no deben sorprender a nadie; sin embargo, es crucial contar con un equilibrio entre el tiempo que se dedica a la escuela -o la universidad o el trabajo-, a la familia y a los amigos, además de a los videojuegos", afirma Mark James, especialista en seguridad de ESET. "No recomendaría a nadie pasar más tiempo en un mundo virtual que en la vida real".

 Los adictos prefieren comprometer la seguridad a perder una partida

Durante la elaboración del estudio, se preguntó a los encuestados si tenían instaladas soluciones de seguridad en los dispositivos que utilizaban para jugar y más de la mitad (53%) dijo que no debido a que "no la necesitaban", "no les gustaban las ventanas emergentes", "ralentizaba la máquina" o "interrumpían sus partidas".

Desde DESET advierten del peligro que implica arriesgar la seguridad para evitar interrupciones, " sobre todo si tenemos en cuenta que las partidas duran muchas horas y eso puede comprometer la seguridad de la máquina, que se encuentra conectada y desprotegida durante todo ese tiempo", continua James. "Los cibercriminales saben cómo acceder, con fines delictivos, a los dispositivos que no cuentan con soluciones de seguridad, no sólo para robar información o credenciales sino también para convertirlos en bots o para robar objetos de valor cultivados en juegos masivos en línea y aunque es probable que sea fácil recuperar la cuenta -si se puede comprobar quién es el propietario- el tiempo y el esfuerzo que se pierde en ello sí que es un engorro".