Pizza fácil

Esta masa de pizza debe ser una de las recetas más sencillas que tengo. Lo bueno, es que aprendiendo una mínima preparación, tenemos múltiples posibilidades para nuestras comidas y cenas. Llevo más de 20 años preparándola y todavía sigue causando sensación...

16 de septiembre de 2016

Pizza fácil
Una vez lista la masa, las posibilidades son infinitas y los ingredientes múltiples, dependiendo del gusto de cada uno.

Ingredientes:

4 tazas de harina
1 ¼ taza de agua tibia
1/3 taza de aceite
1 cucharada de levadura en polvo
1 ½ cucharaditas de sal

Preparación:

Mezclamos los ingredientes en un recipiente profundo con un tenedor hasta que se forme una masa. Después, con las manos vamos amasando de manera enérgica en una superficie plana y enharinada (una pizca de harina bastará). Una vez que esté la masa lista, se deja reposar unos 10 minutos a temperatura ambiente.

Nota: Muchos se preguntarán la forma de saber si la masa logra la textura adecuada. Es muy simple. Una masa bien preparada, no se pega en los dedos ni en la superficie, es suave al tacto y se maneja con facilidad en las manos. Si notamos que al preparar la mezcla, se pega mucho en los dedos, ir agregando harina poco a poco (cucharada por cucharada) hasta notar que deja de pegarse. Si por el contrario, queda muy seca y resulta dura al momento de amasarla, es que le falta humedad. Esto se soluciona mojándose los dedos en agua tibia y continuar amasando hasta que se una todo con facilidad. Si todavía la notamos seca, vertemos un chorrito de aceite sobre la masa y lo vamos esparciendo con los dedos, hundiéndolos en la masa. Volvemos a amasar suavemente y ya está.

Lo más importante es amasar bien, sin temerle a la masa que, si la hacemos bien, se convertirá en nuestra mejor aliada.

Enaceitamos un molde para horno (la misma bandeja del horno sirve) y extendemos con cuidado la masa para que cubra toda la superficie.

Para enaceitar, vertemos sobre la bandeja del horno o la fuente seleccionada un chorrito de aceite. Cogemos un trozo de papel de cocina y con él extendemos el aceite por toda la base. Con ello nos aseguramos de enaceitar bien y de que no quede aceite en exceso.

Una vez lista la masa, las posibilidades son infinitas y los ingredientes múltiples, dependiendo del gusto de cada uno.