San Sebastián Food: La otra experiencia culinaria del Hotel María Cristina

Sin darnos cuenta ha llegado septiembre y los planes para el nuevo curso pueden ser infinitos, desde empezar a dejar de fumar, volver al gimnasio prometiendo una vez más la constancia que en mi caso nunca consigo, aprender algún idioma que siempre se abandona o por qué no  ampliar nuestras dotes culinarias. Los expertos opinan que lo mejor es apuntarse a cursos cortos para no correr el riesgo de repetir un año más el abandono. Hay iniciativas mejores que otras pero esta me encanta por lo original de su historia.

6 de septiembre de 2016

San Sebastián Food: La otra experiencia culinaria del Hotel María Cristina
OficialCookingSchoolSSF (Hotel Maria Cristina)

Jon Warren era un banquero londinense que tras una corta visita a San Sebastián se enamoró locamente de la capital donostiarra y decidió trasladarse allí definitivamente abandonando su carrera en las finanzas. En sus diferentes trabajos en hoteles, -entre ellos el de botones-, iba aconsejando a sus compatriotas los lugares más interesantes de la ciudad e incluso les acompañaba por el barrio viejo a tomar los famosos pintxos y así se dio cuenta de que podía crear una empresa con muchas posibilidades.  Desde que se estableció en la ciudad en 2009, son numerosos los talleres y encuentros gastronómicos que ha organizado para turistas, siempre realizados en restaurantes o sociedades gastronómicas.

Esto llevó a la apertura de una tienda de productos locales en 2014 y  de la escuela de cocina en 2015, dedicada a la difusión de la cultura y la gastronomía local. Tras una captación de inversores, y con la ayuda del Hotel Maria Cristina, en enero de 2015  se reubicó en el famoso hotel y en la primavera del mismo año, Jon inauguró su exclusivo centro culinario para ofrecer catas y seminarios de vino, clases de cocina y degustaciones gourmet, un maravilloso proyecto que ya es una realidad, dispuesto a ser todo un referente culinario en Euskadi.

San Sebastián Food está compuesta por una docena de expertos del mundo del vino y la gastronomía que crean experiencias únicas, centradas en sus pasiones, organizando tours culinarios en el País Vasco y otras zonas del norte de España. Desde clases de cocina a cómo cortar un jamón ibérico como un auténtico experto, pasando por visitas a bodegas y mercados locales para comprar los productos frescos de temporada, hasta descubrir la parte vieja de la ciudad haciendo un recorrido de pintxos, mostrando el auténtico sabor de la cocina local, con un buen  txakoli o un queso de Idiazábal. El acierto  de Jon es combinar siempre técnica culinaria y materia prima con un viaje cultural y antropológico en cada una de las elaboraciones, algunas emblemáticas de todas las zonas de España.

Todo allí es orden, tecnología, buen ambiente de trabajo con música y una copa de vino para ir haciendo boca mientras los efímeros alumnos, -generalmente turistas de vacaciones interesados por la cultura gastronómica y la ciudad que más estrellas Michelin acumula-, aprenden a reinventar la famosa Gilda, dándole una vuelta con esferificaciones y técnicas contemporáneas.

Un equipo de cocineros expertos con experiencia en la docencia pero sobre todo dispuestos a crear diversión de 10 de la mañana a 2 de la tarde para después poderse comer lo aprendido, es parte del éxito de esta propuesta.

El Director General del único cinco estrellas de la ciudad, Stijn Oyen, está encantado con estos espacios porque dotan al hotel de un servicio Premium que hace la experiencia del cliente -alojado o externo-, sea aún  más completa en esta ciudad donde el turismo gastronómico es uno de los puntos fuertes. De origen belga, es un apasionado del vino y la gastronomía, tanto es así que durante sus estudios trabajó durante 3 años en el restaurante Het Scholteshof con 2 Estrellas Michelin. Así pues, todos contentos con esta unión.

San Sebastián Food (www.sansebastianfood.com) se encuentra ahora mismo en un proceso de expansión de su concepto de turismo gastronómico en otras ciudades españolas para hacer que los visitantes disfruten aún más con las cocinas regionales. Mientras tanto, ir a Donostia siempre es un planazo.