Pescado al horno con bechamel

Es un plato delicioso para días fríos y una estupenda forma de hacer que quien no sea fanático del pescado, lo coma sin problemas. El resultado es espectacular.

15 de julio de 2016

Pescado al horno con bechamel
Puedes prepararlo también en moldes individuales para que sea más atractivo al llevarlo a la mesa.

Ingredientes:

1 kilo de filetes de reineta o de merluza descongelados
1/4 taza de vino blanco
1/2 kilo de patatas (con o sin piel) y cortadas en rodajas finas

PARA LA BECHAMEL:

30 gramos de harina
30 gramos de mantequilla
500 ml de leche

Sal, Pimienta
Aceite de Oliva

50 gramos de queso en polvo
3 cucharadas grandes de cebollino picado

Preparación:

Ponemos las patatas en una fuente de horno grande, las rociamos con aceite de oliva y sal, y las horneamos 2 horas a fuego medio. Revisamos si están cocinadas (que estén blandas al pincharlas con un tenedor). Si todavía están crudas, las dejamos un poco más de tiempo hasta que estén bien hechas. Retiramos del fuego y reservamos.

Mientras se cocinan las patatas, en una fuente apta para el horno ponemos un trozo de papel de aluminio, rociamos aceite de oliva y sal, disponemos los filetes de panga encima, salpimentamos y rociamos con el vino blanco. Ponemos otro trozo de papel y cerramos, cuidando de sellar bien las orillas. Lo ponemos al horno junto con las patatas por 40 minutos. Retiramos del horno, desmenuzamos el pescado en trozos y reservamos.

Mientras, preparamos la salsa bechamel. En una olla derretimos la mantequilla a fuego fuerte y doramos en ella la harina por 2 minutos. Agregamos la leche sin dejar de revolver, bajamos un poco el calor y la llevamos a ebullición por 3 minutos. Salpimentamos y reservamos.

Una vez que tenemos todos los pasos previos, montamos el pastel: en una fuente de horno ponemos una buena capa de patatas cubriendo toda la base. Luego, ponemos los trozos de pescado repartidos por toda la fuente. Cubrimos con las patatas que quedan. Vertemos la bechamel por encima cubriéndolo todo, espolvoreamos con el queso y el cebollino, y horneamos durante 20 minutos, poniendo el grill los últimos 5 minutos para dorar. Retiramos del horno y llevamos directamente a la mesa.