Pechuga de pavo rellena

No le tengáis miedo al pavo, porque si se prepara bien, no queda seco y coge un sabor delicioso. ¡Esta receta es infalible!

1 de julio de 2016

Pechuga de pavo rellena
La primera cocción de un pavo debe ser a fuego fuerte por varias horas, para evitar que se estropee.

Ingredientes:

1 pechuga de pavo deshuesada y limpia
1 taza de espinacas frescas
1 manzana Fuji pelada y cortada en cubitos pequeños
½ taza de pasas
100 gramos de chutney de manzana (se puede encontrar en tiendas inglesas) o miel
½ taza de anacardos picados
¼ taza de salsa de soja
¼ taza de whisky
¼ taza de aceite de oliva
2 cucharadas de mostaza de Dijon
1 diente de ajo
Sal y pimienta

Preparación:

Lo mejor es encargar en una pollería o en una tienda especializada, la pechuga de pavo y pedirles que la limpien y la abran lo más posible sin romperla. Además, les podemos pedir la "malla para cocinar", que es la mejor forma de evitar que se deforme el rollo de pavo. Si no la podemos conseguir, lo haremos con hilo de cocina.

La noche anterior, dejamos el pavo marinando en una fuente con la salsa de soja, el whisky, el aceite de oliva, ajo, mostaza, sal y pimienta, para que la carne quede más sabrosa.

Cuando la vayamos a rellenar, la escurrimos con cuidado y reservamos el líquido. Extendemos la pechuga de pavo en una superficie limpia y lisa, poniendo el lado más corto hacia nosotros (imaginemos que es un rectángulo: pondremos la pechuga de pavo con el lado más angosto mirando hacia nosotros, que así podremos trabajar mejor el cierre del rollo de pavo). La untamos con el chutney de manzana o la miel, cuidadosamente.

Lavamos las espinacas, las escurrimos bien y las extendemos por la mitad de la superficie del pavo, haciendo una franja horizontal en el centro. Hacemos lo mismo con las manzanas, las pasas y los anacardos. Cogemos uno de los extremos del pavo y comenzamos a enrollar evitando que el relleno se salga por los lados.

Si tenemos la malla, metemos el pavo dentro y cerramos los extremos (es una tarea laboriosa, pero ahorra después muchos problemas). Si solo tenemos hilo de cocina, atamos con firmeza todo el rollo de pavo y hacemos nudos en los extremos. Ponemos el pavo en una fuente apta para el horno, vertemos el líquido en que lo marinamos, tapamos con papel de aluminio y lo metemos en el horno precalentado a 180ºC por 3 horas.

Es importante que durante la cocción cuidemos que no se seque el pavo y, en caso de ser necesario, tendremos que agregar un poco de agua a la fuente.

Quitamos el papel de aluminio y ponemos el grill a fuego medio por otros 30 minutos para que se dore, vertiendo el líquido encima del pavo. Retiramos del horno, cortamos en rodajas de 2 centímetros y ya está listo para servir.