Rubaiyat celebra una década en Madrid

Punto de referencia para los más carnívoros desde que se abrió en 2006, su diferenciación y motivo de éxito ha sido el control directo sobre la producción cárnica y la excelencia y exclusividad de esta materia prima con cortes únicos de los animales wagyu que tienen en la Hacienda Rubaiyat en Mato Grosso do Sul, una explotación ganadera de 10.000 hectáreas que es un referente entre las cabañas de bovino de Brasil.

19 de mayo de 2016

Rubaiyat celebra una década en Madrid
Sala de Rubaiyat

La historia del grupo de restauración Rubaiyat comenzó hace 65 años cuando en 1951 Belarmino Fernández Iglesias emigró como muchos gallegos de aquella época para desembarcar en el Puerto de Santos, desde su pequeña aldea de Lugo. Comenzó lavando platos hasta llegar a ser maître del asador "A Cabana", el mejor restaurante de São Paulo en aquel momento. En el año 1957 fue invitado por sus jefes a convertirse en socio de un nuevo establecimiento, llamado Rubaiyat, que se ubicó en la Avenida Vieira de Carvalho. Cinco años después, en 1962, Belarmino era el único propietario del asador.

Han pasado 65 años y el nombre de Rubaiyat supone un gigantesco imperio que el patriarca gestiona junto a su hijo Belarmino Fernández Mazorras con restaurantes en Chile, México, Argentina, Brasil y España.

Belarmino Padre e hijo

Para celebrar el aniversario del establecimiento madrileño (C/ Juan Ramón Jiménez, 37) se han preparado diferentes acciones a lo largo de todo el año. En esta semana se presenta en exclusiva para sus clientes, el secreto de buey, una pieza que el pasado año fue reconocida como la mejor carne de Brasil. Para ello han organizado unas jornadas gastronómicas internacionales en las que distintos representantes de cada local que tiene el grupo Rubaiyat en el mundo van a preparar un plato especial de su país. Una propuesta dirigida por Carlos Valentí, chef ejecutivo del grupo.

Ensalada de dos quinoas y atun sellado en reducción de jengibre / Corte Secreto de Brangus con sal de vino Malbec / Tarta de manzana caramelizada con helado de vainilla Bourbon

Ensalada de dos quínoas y atún sellado en reducción de jengibre (Rubaiyat Chile), Taco de camarón en tempura con mayonesa de chipotle y brotes de cilantro (Rubaiyat México), Moqueca de mero y langostino, un guiso típico de Salvador de Bahía (Rubaiyat Brasil), Corte Secreto de Brangus con sal de vino Malbec (Cabaña Las Lilas, Buenos Aires) y Tarta de manzana caramelizada con helado de vainilla Bourbon (Rubaiyat Madrid). Este menú internacional estará hasta el 22 de mayo a un precio de 50 € sin bebidas.

Además, durante estos meses los clientes participarán de un sorteo para visitar el restaurante Rubaiyat que prefieran. Y han creado una edición especial de cuchillos personalizados, con el nombre y apellido grabado en el filo, para los que más veces hayan visitado el restaurante en esta década. Un cuchillo que solo podrá ser utilizado por su titular y que guardarán en una caja de madera para cada vez que vuelva al restaurante. ¡Yo ya tengo el mío!

Cuchillo personalizado

Los cortes selectos de vacuno que se sirven en el restaurante de Madrid, proceden de animales brangus (cebú y aberdeen angus) criados en libertad y alimentados en el campo con productos naturales, lo que permite a sus comensales disfrutar de su excelente sabor. En su empeño por lograr la excelencia, Belarmino Fernández Iglesias viajó a Argentina para adquirir los ejemplares de mayor pureza y embarcarlos hacia Brasil. El control absoluto de la trazabilidad del producto fundamenta el plan estratégico de la empresa desde los primeros tiempos. Por citar un ejemplo, el local de Madrid , que supuso el regreso de la familia Fernández Mazorras a España, recibe cada 45 días 3.000 kilos procedentes de la explotación.

En su Pazo de Rivas, una construcción del siglo XVIII ubicado en la aldea de Rosende donde trabajaban el padre y los abuelos en los años cincuenta, se creó la Fundación Belarmino Fernández, con una escuela de hostelería para formar a los residentes en la zona. Su vino con el mismo nombre "Pazo de Rivas" es un mencía de la Ribeira Sacra que se sirve en todos sus establecimientos como compañero ideal para sus carnes por su buena acidez y su potencia en boca, un vino sabroso, afrutado y con equilibrio entre madera y alcohol.

Para la temporada que se presenta, nada mejor que disfrutarlo en su amplia terraza al aire libre para comer o cenar rodeados de vegetación y alejados del incómodo tráfico madrileño. Si tu elección es una romántica cena a la luz de las velas, este es tu sitio.