NIÑOS EN INTERNET: ¿DEBEMOS SUBIR SUS FOTOS?

Patricia Peyró @kontrolparental

17 de mayo de 2016

NIÑOS EN INTERNET:  ¿DEBEMOS SUBIR SUS FOTOS?
Publicando sus fotos podemos vulnerar los derechos del menor

Una de nuestras rutinas diarias es paseo de rigor por las redes sociales.  Lo hacemos para distraernos o para comunicar acerca de nosotros mismos.  Pero, ¿qué pasa si la información que compartimos no es nuestra, sino de un menor de edad?  ¿Tenemos derecho a publicar fotos e información de nuestros hijos?

Abusar del exhibicionismo conlleva exponer datos personales e información sensible propia o de nuestros familiares y seres queridos.  Cuando contamos cosas de nuestros hijos, sin querer podemos ponerles en peligro.

Perdemos el control de la foto

Una vez hemos colgado la foto en internet está a disposición de cualquiera para descargar, ya que perdemos el control de su destino, que se puede hacer viral y llegar a un número indeterminado de usuarios.  Por otro lado, no sabemos qué podrían hacer con esas fotografías.  ¿Y si las utilizan con fines comerciales, para anuncios, o para insertar su imagen en objetos, cuadros, marcos de fotos...?  Las posibilidades son casi infinitas.  Por esta razón, muy especialmente nunca publicaremos desnudos infantiles.

Estos son los riesgos

-Damos pistas a potenciales agresores

Otra de las razones para no publicar fotos de nuestros pequeños está en protegerlos de posibles amenazas, que podrían ser tan graves como el secuestro.  ¿Por qué dar pistas sobre su físico?

-Sin quererlo podemos exponerlo a burlas

El acoso escolar es una realidad en los colegios y con la publicación de fotos podríamos hacerlos sentir en ridículo frente a sus iguales proporcionando material incendiario para fotos virales que podrían ser pasto del ciberbullying.

Aspectos éticos y legales

Antes de postear una foto deberíamos cuestionarnos por qué lo hacemos y si ellos estarían de acuerdo o lo estarán en el futuro.   El etiquetado LINK 

puede no ser una buena idea, y de hecho supone en cierto modo vulnerar sus derechos.

Secuestros reales o virtuales

Proporcionar información sobre las rutinas de un niño, dónde estudia, quién le recoge o en qué lugar son datos que pueden poner en peligro a nuestro hijo en la medida en que facilitan información para un secuestro potencial.  En los últimos años los delincuentes utilizan la información que dejamos en redes sociales para hacer llamadas telefónicas reportando falsos secuestros que no podemos constatar, y pidiendo importantes sumas de dinero en una operación exprés que ha sido especialmente popular en Chile y Argentina, donde se reportan hasta 700 secuestros virtuales a la semana.  Dentro de nuestras fronteras este delito se popularizó durante algunos meses en Cataluña, donde se empezaron a observar casos desde febrero de 2015, llegándose a contabilizar cerca de 200 casos en apenas unos días.

Consejos de la policía

La policía relaciona algunas recomendaciones preventivas de cara a garantizar la seguridad:  no publicar fotos en las que se vean o reconozcan insignias del colegio, ni tampoco de la residencia o el coche familiar. Además, aconsejan no etiquetar con sus nombres completos ni dar información de la geolocalización.