Macarons de chocolate y naranja

Los macarons se han convertido en una de las preparaciones esenciales de la repostería en gran parte del mundo. Su delicadeza, sabor y colorido son, sin duda, su mayor atractivo. No dejes de probarlos en casa. Si bien tienen cierta complejidad, después de varios intentos podrás ser una auténtica estrella.

6 de mayo de 2016

Macarons de chocolate y naranja
Los macarons de chocolate y naranja te pondrán los ojos en blanco y te llevarán a lugares donde nunca has estado...

Ingredientes (para unos 35-40 macarons):

200 gramos de azúcar glas
100 gramos de almendras molidas
50 gramos de cacao desgrasado en polvo
La ralladura de 1 naranja
4 claras de huevo a temperatura ambiente
150 gramos de azúcar

Relleno:
100 gramos de cacao desgrasado en polvo
300 gramos de azúcar glas
100 gramos de mantequilla ablandada
2 cucharadas de mermelada de naranja amarga

Preparación:

Precalentamos el horno a 150ºC y preparamos las bandejas para hornear los macarons. Forramos las bandejas para horno con papel de hornear, y dibujamos círculos de 3-4 centímetros separados entre ellos por un par de centímetros. En Internet, aunque no lo creáis, hay plantillas para hacer este paso... 

En una procesadora/picadora, añadimos los 4 primeros ingredientes y mezclamos bien hasta conseguir un polvo fino. Lo ponemos en un bol grande y reservamos. Aparte, batimos las claras a nieve con una batidora de varillas o una stand mixer hasta alcanzar el punto de nieve. A partir de ahí vamos añadiendo el azúcar una cucharada a la vez, hasta que consigamos un merengue firme.

Añadimos poco a poco el merengue a la mezcla de almendras, simplemente incorporando con la ayuda de una espátula de silicona o de una cuchara de madera, sin revolver enérgicamente. Una vez que lo hemos mezclado todo y bien, podemos pasar esta pasta a una manga pastelera, cortar la punta y empezar a rellenar los círculos, evitando traspasar el borde dibujado.
Dejamos reposar los macarons unos 20 minutos y golpeamos enérgicamente la bandeja contra una mesa (que no sea de cristal, por favor) para alisar la superficie.

Llevamos al horno por 20 minutos, retiramos y dejamos reposar unos 30-40 minutos. Después, los ponemos sobre una rejilla con cuidado de no romperlos para que se enfríen totalmente y evitar así desastres con el relleno.

Mientras se enfrían, preparamos el relleno mezclando en un bol todos los ingredientes y revolviendo con un tenedor hasta conseguir una pasta firme. La ponemos en otra manga pastelera, cortamos la punta y vamos rellenando los macarons. Ponemos la mezcla sobre una de las mitades (con la parte plana hacia arriba) y la cubrimos con otra mitad (con la parte plana hacia abajo. Los dejamos reposar un par de minutos y ya estarán listos para servir.

Idealmente no duran más de 24-36 horas frescos, así que a comerlos rápidamente que son un vicio.