SÍNDROMES AUTOINFLAMATORIOS

Síndromes Periódicos Asociados a Criopirina o CAPS de sus siglas en inglés Cryopyrin Associated Periodic Syndromes.

28 de abril de 2016

SÍNDROMES AUTOINFLAMATORIOS
FACEBOOK DEL PROGRAMA DE RADIO: Son Enfermedades Raras

En el programa de radio "Enfermedades Raras" del jueves 28 de abril, en Gestiona Radio, de 13 a 14 horas, se trataron los siguientes asuntos: Síndromes Autoinflamatorios, Asociación Fiebre Mediterránea Familiar y la Medicina de Precisión.

FACEBOOK DEL PROGRAMA: Son Enfermedades Raras

Dr. Pablo Pelegrín. Subdirector Científico e Investigador Principal del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria Virgen de la Arrixaca (IMIB-Arixaca )

Dª Mónica Tortosa. Presidenta de la asociación Fiebre Mediterránea Familiar, España.

Dr. Joaquín Dopazo. Departamento de genómica computacional. Bioinformático en EERR en el CIBERER.

La investigación del Dr Pelegrín se centra desde su inicio, hace 17 años, en el estudio de las bases moleculares de la inflamación. En concreto su carrera investigadora se ha centrado en torno a uno de los factores causantes de inflamación y fiebre más potentes que posee el organismo, la interleuquina-1. Esta molécula se produce principalmente por macrófagos mediante un mecanismo que todavía no entendemos en su totalidad. En los últimos años hemos descubierto que la producción aberrante de esta molécula es la causante de unos síndromes autoinflamatorios que afectan a 1-2 personas por millón de habitantes, por tanto se consideran enfermedades poco comunes. Estos síndromes se denominan Síndromes Periódicos Asociados a Criopirina o CAPS de sus siglas en inglés Cryopyrin Associated Periodic Syndromes.

Estos pacientes sufren periodos inflamatorios sistémicos que no están asociados a infecciones ni procesos neoplásicos ni autoinmunitarios. Los síndromes CAPS engloban a tres entidades clínicas que se distinguen por su nivel de gravedad, siendo el más leve el síndrome autoinflamatorio familiar inducido por frío (FCAS), el síndrome de Muckle-Wells (MWS) la forma intermedia y el síndrome articular, cutáneo, neurológico infantil crónico (CINCA), también conocido como enfermedad neonatal multisistémica inflamatoria (NOMID), la forma más grave. Aunque en algunos casos los síntomas se solapan, indicando formas intermedias de gravedad. Los síndromes CAPS se caracterizan por presentar un cuadro clínico sintomático inflamatorio de gravedad variable parecido al que produce una infección bacteriana, pero que en estos casos es producido por el propio organismo del sujeto y no por una infección.

En la mayoría de casos estos cuadros inflamatorios son periódicos, sin saberse en el caso de MWS o CINCA/NOMID cual es el desencadenante, sin embargo la exposición a corrientes de aire suelen ser los causantes de FCAS. Los síndromes CAPS se asocian con mutaciones en el gen NLRP3 o Criopirina. Actualmente se han descrito más de 170 mutaciones en este gen que se asocian con las tres entidades clínicas de los CAPS. La proteína NLRP3 se asocia formando agregados dentro de la célula responsable de la producción de la forma bioactiva de la interleuquina-1.

Además, las enfermedades inflamatorias no hereditarias presentan como mecanismo patológico cierto componente de NLRP3. Por ejemplo, NLRP3 se puede activar por cristales de ácido úrico o fosfato cálcico asociados a gota u osteoartritis respectivamente, cristales de colesterol presentes en las placas de ateroma en arterioesclerosis, el péptido amiloide-β asociado a la enfermedad de Alzheimer, el péptido amiloideo pancrático y la elevada concentración de glucosa asociadas a diabetes de tipo II, la elevación a ATP extracelular asociada a la enfermedad injerto contra huésped o en el rechazo al trasplante de órganos, o metabolitos de la microbiota en la enfermedad de Crohn. Por tanto, la inflamación crónica que acompaña a estas enfermedades metabólicas y degenerativas de la población envejecida en los países occidentales podría tener en común la activación de NLRP3, de forma más leve pero similar al escenario patológico de los pacientes CAPS. El entendimiento de la regulación de NLRP3 será clave para entender los mecanismos fisiopatológicos de estas enfermedades. En definitiva, NLRP3 puede ser la piedra angular de la inmunidad innata: un sistema altamente específico que no solo actúa junto a la detección de microorganismos, sino que también funciona en respuesta a imbalances metabólicos y señales de peligro endógenas.