Cómo convertir visitas online en clientes

Hay que saber obtener la manera de transformar los visitantes que accedan a una tienda online en clientes, siendo esa la frontera que se debe cruzar a la hora de hacer que un negocio sea exitoso

19 de abril de 2016

Cómo convertir visitas online en clientes
marketing online
Cualquier emprendedor que se lance a la aventura de tener su propio negocio online debe tener en cuenta que triunfar en la red tiene su complicación. Hay que saber obtener la manera de transformar los visitantes que accedan a una tienda online en clientes, siendo esa la frontera que se debe cruzar a la hora de hacer que un negocio sea exitoso. Y para ello es fundamental llegar a dominar la creación de contenido. Porque con un buen contenido no hay límites en cuanto a lo que se puede alcanzar online.

Un lenguaje sencillo y directo



La primera recomendación que se realiza a los emprendedores es que piensen en que deben adoptar un lenguaje sencillo y directo cuando escriban en su web. Los tecnicismos no dan buenos resultados, sino más bien todo lo contrario. Es mejor comunicarse con el cliente de una forma en la que se comparta con él información de calidad fácil de digerir. Eso hará que se encuentre más a gusto cuando navega por una tienda online y que tenga más posibilidades de realizar una compra.

Contenidos autoexplicativos



Otra de las recomendaciones consiste en plantear los contenidos que se publiquen desde un punto de vista autoexplicativo. Esto significa que el cliente podrá encontrarse con una serie de contenido lógico que responda sus dudas, pero que no genere ninguna más en el proceso. Para ello la estructura tiene que ser consecuente y partir desde el punto inicial del negocio para explicar paso a paso todo lo que un cliente nuevo pueda necesitar conocer.

Dar valor a la propuesta



Para un emprendedor que intenta destacar online hay pocas cosas tan importantes como pulir la forma en la que se define su negocio. Es necesario presentarlo de forma que se vea por qué es tan diferente e importante respecto a los competidores ya existentes. Esto se puede lograr haciendo especial hincapié en aquellos factores diferenciadores o mediante el análisis de productos que ayuden a demostrar que se está proporcionando algo distinto que en otros comercios. Otros aspectos básicos, como el dominio, el eslogan o la imagen visual del logo también ayudan a crear un valor de identidad.


Traducciones en distintos idiomas



Nunca se sabe de dónde puede ser la persona que entre en la tienda dispuesta a convertirse en cliente. Por eso hay que hacer todo lo posible para disponer de la página traducida en distintos idiomas. Esto implica ofrecer varios idiomas y hacerlo con textos de calidad que hayan sido repasados, para que así nadie se encuentre con información que no llega a entender.

Apostar por el contenido multimedia



En último lugar, cualquier negocio tiene que tener muy presente que para meterse en el bolsillo a los clientes necesita llamar su atención y convencerle por la mirada. De ello se entiende que no solo hay que crear buenos textos, sino que estos tienen que estar acompañadas por contenidos multimedia, como pueden ser fotografías o incluso vídeos.