Jacket potatoes con pollo y espárragos

Esta es la adaptación casera de uno de los pocos platos que me maravillaron en mi primer viaje a Londres. En un bar, cerca de la estación de tren, paramos a descansar y nos rendimos ante esta patata asada. ¡El resultado es espectacular!

15 de abril de 2016

Jacket potatoes con pollo y espárragos
Otra receta que viene desde Inglaterra y que se puede convertir en la estrella de tu cocina. ¡No dejes de probarla!

Ingredientes:

4 patatas grandes
3 filetes de pollo deshuesados, sin piel y sin grasa
1 paquete de espárragos trigueros
4 cucharaditas de mantequilla
100 gramos de queso parmesano
1 cebolla cortada en cubitos pequeños
1 bote de nata espesa para cocinar
Aceite de oliva
Sal, pimienta

Preparación:

Precalentamos el horno a 190-200ºC.

Sin quitarles la piel, lavamos cuidadosamente las patatas en agua fría. Las secamos bien con un paño o con papel de cocina. Las untamos con abundante aceite, las espolvoreamos con sal y pimienta, y las ponemos en una fuente para el horno. Con un tenedor, trinchamos bien las patatas por todos lados, cuidando de no destrozarlas, para que absorban mejor el aceite y la sal. Las metemos al horno y las cocinamos unas dos o tres horas, dependiendo del tamaño. Para verificar su cocción, con un cuchillo pinchamos la patata, que debe estar blanda por dentro.

Mientras horneamos las patatas, preparamos el pollo. Lo cortamos en trozos pequeños y lo salteamos en aceite de oliva junto con la cebolla, hasta dorarlo. Bajamos el fuego, agregamos la nata, salpimentamos y dejamos cocinar suavemente 5-10 minutos. Retiramos del fuego y reservamos.

Aparte, cortamos los espárragos y los salteamos en aceite caliente hasta que estén dorados. Reservamos.

Una vez que están listas las patatas, las retiramos del horno, ponemos cada una en un plato y las cortamos en cuartos (haciendo una cruz), sin llegar a separar del todo las partes para que se abran y quede un hueco en el centro. Ahí pondremos una cucharadita de mantequilla, dos cucharadas de la mezcla de pollo templada y una cucharada abundante de espárragos. Ponemos encima el queso Parmesano. Repetimos el proceso con todas las patatas y listos para comer. Esta preparación es una entre miles de posibilidades. ¡Echa a volar tu imaginación y rellénalas a tu gusto!