Torrijas al vapor

Vale, no son como las de tu madre, pero tienen la ventaja de que no se fríen y puedes evitarte algunas calorías sin renunciar a este tradicional postre de Semana Santa. ¡Disfrútalas!

21 de marzo de 2016

Torrijas al vapor
Torrijas al vapor, una forma de disfrutar sin remordimientos.

Ingredientes:
1/2 litro de leche desnatada
80 gramos de azúcar granulada
2 palos de canela
La piel de 1/2 limón

1 huevo entero batido

1 barra de pan "duro" (de al menos unos 3-4 días) cortada en rodajas gruesas (1,5-2 cm)
1 cucharada grande de mantequilla ablandada
6 cucharadas de azúcar granulada
2 cucharadas de canela en polvo
1 cucharada de azúcar glas
1 pizca de nuez moscada

1/2 taza de leche desnatada
1 cucharada grande de miel
1 pizca de canela en polvo

Preparación:
En una olla calentamos la leche, el azúcar, la piel de limón y los palos de canela a fuego medio, durante 10 minutos, revolviendo de vez en cuando para mezclar bien, evitando que llegue a hervir. Retiramos y dejamos reposar para que baje la temperatura y podamos remojar las torrijas sin quemarnos los dedos.

Aparte, batimos el huevo entero en un plato hondo y reservamos.

A continuación, cortamos las rodajas de pan de 1,5-2 centímetros de grosor. Me salieron 15 de la barra de pan para torrijas.

Aparte, cortamos (en mi caso 15) trozos de film transparente, lo suficientemente grandes para envolver las torrijas una a una en cada trozo. Los enmantequillamos bien para evitar que se pegue el pan y reservamos. Una vez que están todos dispuestos, continuamos remojando las rodajas de pan en la mezcla de leche y azúcar, cuidando de empapar bien y ¡que absorban bastante líquido! Las pasamos rápidamente por el huevo y las disponemos de una en una en su trozo de film transparente. Envolvemos cuidadosamente, cerrando bien cada "paquete" y reservamos.

A continuación, introducimos una cesta de cocción al vapor en una olla con agua (puede ser de bambú, metal o plástico, la que tengas en casa), ponemos los trozos de pan envueltos en el film transparente y cocinamos unos 25-30 minutos. Si no tienes una cesta como tal, un colador grande te puede servir. Lo ideal es que intentemos que siempre haya agua en la olla para generar el vapor y cuidar de que no se acabe (si no queremos fundir algo).

Una vez finalizado este proceso de cocción, preparamos un plato bajo con el azúcar, la canela, el azúcar glas y la nuez moscada, mezclando bien los 4 ingredientes. Aparte, precalentamos el horno a 230ºC, con calor arriba y abajo.

Quitamos el film transparente de las torrijas y las vamos rebozando en la mezcla de azúcar y especias, para después ponerlas en una bandeja de horno forrada con papel para horno o de aluminio. Una vez que las hayamos rebozado todas, llevamos al horno durante 7-8 minutos, hasta que el azúcar comience a dorarse. Retiramos y dejamos enfriar. Una vez frías, las guardamos en un recipiente de plástico.

Si quedan un poco secas después del horno, puedes solucionarlo así: en un cazo pequeño, ponemos los últimos 3 ingredientes: leche, miel y canela) y llevamos a fuego el tiempo suficiente para que se incorporen bien los ingredientes (3 minutos) y la leche coja algo de temperatura. Retiramos y vertemos en la fuente de las torrijas, lo suficiente para que queden más húmedas. Si sobra, se guarda en una taza por si alguien quiere añadirle más o hace falta al día siguiente volver a repetir el proceso.