KIDDLE, EL BUSCADOR PARA NIÑOS DE GOOGLE

Patricia Peyró @kontrolparental

29 de febrero de 2016

KIDDLE, EL BUSCADOR PARA NIÑOS DE GOOGLE
Google saca con Kiddle una versión segura para niños

Desde hace tiempo Google forma parte de nuestras vidas y no concebimos nuestra existencia sin la compañía recurrente del buscador que desde hace años destronara a toda su competencia.  ¿Quién se atreve a citar otros cinco buscadores? Si citas Yahoo o Bing ya puedes presumir de cierta cultura en internet.

Aunque parezca mentira, existen otros buscadores además de Google, aunque su incidencia es mínima cuando se consultan los resultados de búsqueda orgánica de cualquier página web que haga seguimiento de visitas en su site.

Queremos Google y tenemos una buena noticia:  por fin se animan a hacer una versión infantil con la que los pequeños de la casa podrán empezar a hacer sus pinitos en la búsqueda on-line, pero sin el peligro vinculado al buscador adulto, en el que, por más filtros y control parental que tratemos de configurar, siempre puede colarse alguna imagen inapropiada con la que su infancia podría verse traumatizada.

Cómo es el buscador Kiddle

Kiddle tiene una estética muy parecida a la de su hermano mayor "Google", pero incorpora elementos infantiles para hacerlo más atractivo a los niños. 

Pero su estética es lo de menos.  Lo más importante es que incorpora unas medidas de seguridad que garantizan la ausencia de imágenes intrusivas o accidentales gracias al empleo del motor de búsqueda Kiddle, gestionado por los editores de Google Safe Search, que garantizan la navegación segura.

Al igual que su homóloga adulta, Kiddle cuenta con departamentos de búsqueda diferenciadas por Web, Imágenes, Noticias y Vídeos.  Supone así la mejor antesala para la futura utilización y continuidad del gigante Google, propiedad de los millonarios Larry Page y Sergei Brin.

Su forma de empleo es la misma:  el niño introduce la palabra o concepto en el buscador, pero los resultados estarán vinculados a webs seguras para niños, y libres de contenido inapropiado, como pudiera ser sexual o violento.  Los tres primeros resultados corresponderán siempre a un contenido escrito y seleccionado para niños por los editores de Google.  Los siguientes seguirán en clave sencilla, asimismo seleccionada por el personal de Google.  Los últimos datos de la búsqueda obedecerán a filtros que asegurarán la inocuidad del contenido, pero que albergarán mayor dificultad de comprensión para los más pequeños.

Con su versión para niños, Google se suma a la iniciativa de YouTube, otro gigante que también creó en su momento una versión infantil para facilitar el control parental