Futuro del comercio online en el sector del lujo

la confianza del consumidor a la hora de adquirir productos con precio elevado a través de internet va a verse aumentada durante los próximos años.

9 de febrero de 2016

Futuro del comercio online en el sector del lujo
Tienda de lujo

Con el lanzamiento al mercado de la última de edición de Apple Watch, cualquier consumidor puede a día de hoy comprar un reloj valorado en más de 18.000€ en la web oficial de Apple y desde la comodidad del sofá de casa. Sin embargo, no todas las marcas que comercializan productos de lujo son tan proclives a trasladar sus negocios online. ¿Cuál es la razón de estas reticencias? ¿Cómo pueden generar estas marcas confianza online?

De acuerdo con un estudio publicado en por la firma McKinsey, se espera que las ventas de productos de lujo a través del comercio electrónico alcance los 20.000 millones de euros en 2018, y es que pese a la recesión económica, los bienes de lujos están expandiendo sus ventas online por encima de otros productos. Muchos son los que se refieren al comercio electrónico como la "nueva China", en términos de oportunidad para el sector del lujo.

Sentimiento de exclusividad

Una de las principales razones por las cuales muchas marcas de lujo son reacias a vender sus productos online es que muchas empresas piensan que toda la experiencia de compra que envuelve la adquisición de un producto de lujo se pierde cuando sus clientes compran online en lugar de en un establecimiento físico. De hecho, de acuerdo con Bloomberg Business "en torno al 40 por ciento de las marcas de lujo todavía no venden online".

Allá por el año 2013, Bruno Pavlovsky, director mundial de Chanel declaró que "la moda consiste en prendas de vestir, y que las prendas de vestir necesitan verse y sentirse". Quizá por ello, sorprendió a muchos que la firma anunciara la futura habilitación de su web de cara al ecommerce.

Una de las formas evitar la pérdida de sentimiento de exclusividad son las tácticas llevadas a cabo por firmas como Hermès, la cual permite la compra a través de su tienda online, pero reserva sus productos más exclusivos para sus tiendas físicas.  

Las tiendas de lujo confían fuertemente en su decoración para recrear un ambiente relajado a la vez que estimulante para el consumo. A pesar de que en una tienda online no se puede echar a rodar una alfombra roja, es también fundamental conseguir crear la atmósfera adecuada y los adelantos tecnológicos favorecen una cada vez más "inmersiva" experiencia de compra

Confianza en las compras online

Una de las principales razones por las cuales muchas marcas de lujo trasladan su oferta hacia es comercio electrónico es que se estima que la confianza del consumidor a la hora de adquirir productos con precio elevado a través de internet va a verse aumentada durante los próximos años. De hecho, productos tan caros y exclusivos en otras épocas como los spas y jacuzzis están comenzando a venderse por internet. En otras palabras, cada vez más y más consumidores realizan compras online, y se sienten cada vez más cómodos con la idea de adquirir más caros en internet. En un futuro no muy lejano, las tiendas online permitirán a los compradores probarse la ropa y los accesorios en su "tienda" virtual o colocar los muebles en casa con una aplicación para el móvil.

Mercados locales o mercados globales

Otra oportunidad para las marcas que comercializan productos de lujo es el hecho de que vender sus productos online les permite alcanzar un mercado mucho más amplio. Al contrario de lo que sucede con las tiendas de ámbito local, vender online permite alcanzar a compradores de cualquier lugar del mundo.

Algo queda claro, durante los próximos años veremos cada vez a más empresas vendiendo sus productos online, y a su vez, los avances digitales permitirán transmitir una nueva experiencia de compra que permita a los consumidores ver y sentir los productos que van a adquirir sin la necesidad de estar físicamente frente a ellos, y sin importar la etiqueta de precio que tengan.