Atlántico: la casa de comidas de Pepe Solla en Madrid

Este trocito de Galicia en pleno barrio de Salamanca, representa la vuelta a lo casero, a lo tradicional a los sabores y olores de siempre, los que Pepe Solla vivió de pequeño en su casa de Poio- Pontevedra, en la que mantiene la estrella Michelin desde hace años. La calidad de la materia prima que llega directamente desde Galicia es su punto fuerte.

5 de febrero de 2016

Atlántico: la casa de comidas de Pepe Solla en Madrid
Lucía Lema y Pepe Solla

Un interiorismo contemporáneo, de colores atlánticos y detalles marineros -con una barra y mesas altas donde tomar conservas, tapas y embutidos y un espacioso comedor, con una pizarra como las que hay en las lonjas de bajura y azulejos con motivos marinos, donde se degustan los platos más elaborados- es el marco donde Solla pretende trasladarnos a los orígenes de la cocina gallega, sencilla y de calidad, con un pequeño guiño a esa esa "cocina viajera" que aporta ingredientes de otras regiones del mundo.


Interior del restaurante

Atlántico no deja de ser parte del camino de la evolución de Pepe Solla: un camino siempre regular en busca de lo esencial, de lo sencillo, lejos de lo simple. Aquí está esa despensa gallega que refleja su entorno y su universo particular, ofreciendo esos acabados que han hecho historia pero ahora de una forma más cercana: pescados y mariscos de la ría, la rica carne de las vacas que pastan alrededor y la culinaria más tradicional que un día le inculcó el patriarca de Casa Solla.

Aunque no volverán aquellas famosas tortillas de su abuela, aquí no faltan ni el pulpo, ni la empanada (cada día distinta, la de bacalao y pasas, muy rica), ni la exquisita merluza de Celeiro, ni las carnes de calidad que se acompañan con muy buenas referencias de vinos de Rías Baixas, Ribeiro y Ribeira Sacra. Albariños, godellos y mencías, perfectos compañeros de esta culinaria tradicional.

Empanada y  Merluza de Celeiro

Dentro de esa cocina viajera se encuentran los mejillones en curry verde o el bonito en agridulce de pimentón y algas o la cacheira (San Choy Bao )y luego está la pura autenticidad de su cocina más tradicional, como los huevos rotos de corral con cachelos asados y zorza, el entrecot de vaca rubia gallega y la costilla ibérica, uno de los platos que en Casa Solla, Pepe ha sabido convertir en un clásico: crujiente, melosa y con un delicioso sabor a cerdo ibérico. Se acompaña de una salsa chimichurri para que cada cliente se sirva lo que quiera. De guarnición cachelos asados y ensalada. Un plato que por sí solo merece repetir visita.

Bonito en agridulce de pimentón y algas o a la cacheira y Costilla de cerdo melosa y crujiente

Su equipo de cocina está formando por gente que ha pasado por la cocina de Casa Solla, y dirigido a diario por Lucía Lema que ha estado a su lado durante mucho tiempo y ahora se embarca junto a él en este proyecto en Madrid para desarrollar esa cocina de toda la vida, cercana y rica que consigue impregnarnos de la grandeza del Océano Atlántico, dentro de una casa de comidas del siglo XXI.

Atlántico Casa de Comidas se encuentra en el número 31 de la calle Velázquez, en el corazón del madrileño Barrio de Salamanca. Muy cerca de allí también está Platea, el espacio gastronómico en el que Solla opera a través de Sinergias junto a Marcos Morán y a Paco Roncero.

A pesar de su implicación en los proyectos madrileños , Pepe consigue estar en la veterana casa de Pontevedra la mayor parte del tiempo. Su apertura de miras no ha conseguido alejarle de su tierra y de su mar, siempre aproximado a sus raíces desde nuevas perspectivas. Así que si algún goloso quiere disfrutar del soufflé histórico de la familia Solla, tendrá que emprender viaje hasta Poio, si no, en Atlántico hay postres muy ricos, como la versión actualizada de la tarta de manzana con nueces y canela.

Tarta de manzana con nueces y canela / Pulpo

Atlántico está en buenas manos. Este equipo lo lleva demostrando desde su apertura. No os perdáis los fines de semana la visión del pulpeiro a la puerta para disfrutar del mejor pulpo a feira en la barra a la hora del aperitivo. Si te gusta la comida gallega de verdad, la de producto y comer rico a muy buen precio, éste es el sitio.