FAMOSA MODELO DE INTERNET PROPONE CAMBIAR LAS REGLAS DEL JUEGO

Patricia Peyró @kontrolparental

5 de noviembre de 2015

Estas son sus razones para dejarlo

No es el primero ni será el último, pero el caso de Essena O´Neill es un ejemplo más de lo que la obsesión por las redes sociales puede hacer con la personalidad de un joven adolescente.  Depresión, sensación de fracaso y sentimientos de vida vacía son solo ejemplos de lo que una vida centrada en el Social Media puede hacer por aquellos que centran toda su atención y energía en una existencia más virtual que real.

Tiene 18 años y es australiana.  Desde pequeña soñó con ser modelo, y encontró en las redes sociales un hueco en el que avanzar hacia el estrellato.  Ahora, con más de 700 mil seguidores sólo en Instagram, decide dejarlo y confiesa la razón en varios vídeos en los que denuncia la falsedad de las redes sociales y previene de su adicción.  Su mensaje va destinado a otros jóvenes que, como ella, se ven seducidos por la idea de ganar mucho dinero fácilmente simplemente por prestar su imagen con poses que parecen naturales e idílicas, pero que en realidad están sobrecargadas de falsedad y son encargos publicitarios que hacen las marcas en base al número de seguidores y likes.

"Tenía toda mi carrera centrada en el Social Media, y me ha trastornado:  no sé dónde voy, no sé qué es lo que va a pasar a continuación, no tengo ni idea de cómo voy a ganar dinero...  Pero dejarlo es una llamada para despertar a todos los que me siguen".  Essena tenía una "vida de ensueño" que la hacía, sin embargo, sentir vacía de contenido y deprimida, al igual que a muchos otros modelos que dice haber conocido en su meteórica carrera. 

Internet:  un mundo de emociones e idealización

La adicción a internet y la nomofobia  son los nuevos males de nuestro tiempo:  los Millenians y los niños de la generación Z no conocen una vida sin móvil e internet, y sus hábitos de consumo se encuentran condicionados y orientados hacia la tecnología y los dispositivos.

¿Cómo se genera esa adicción al número de Likes?, ¿en qué momento uno comienza a desnudar su vida para mostrársela a los demás?  Al margen de los intereses económicos denunciados por la modelo, que llegaba a cobrar hasta 1500 euros por una fotografía con algún comentario, las redes sociales "enganchan" porque ponen en juego las emociones de los usuarios, produciendo fenómenos de idealización y de empatía.  

Plataformas como Facebook han estudiado cómo sus usuarios se contagian emocionalmente unos a otros activando las conocidas como neuronas espejo.  Estas células se encuentran en la corteza parietal del cerebro y codifican los actos de los demás, produciendo respuestas de imitación. Sin embargo, lo cierto es que, paradójicamente, en internet casi todo es mentira, y éste se emplea muchas veces como una herramienta para alimentar el ego, puesto que los usuarios sólo van a compartir aquellos estados de su realidad más idílica, sean o no reales.

La ahora exmodelo Essena O´Neill pretende luchar contra todo ello e invita a sus followers a seguirla en una nueva trayectoria en la que dejará de hablar de sí misma para hacerlo de cosas importantes.  Como ella dice:  "Let´s be game changers", invitando a cambiar las reglas del juego a los más jóvenes.