Lesiones cerebrales con intervención integral

La Dra. Inmaculada Gómez, Gerente de CEADAC nos hizo una Presentación del CEADAC. El Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral (Ceadac), de Madrid, es un recurso sociosanitario público para la rehabilitación integral e interdisciplinar de usuarios con daño cerebral adquirido.

9 de octubre de 2015

Lesiones cerebrales con intervención integral
El tema ha sido tratado en el programa 'Enfermedades Raras' de Gestiona Radio.

El Daño Cerebral Adquirido (DCA) hace referencia a diversas lesiones cerebrales, cuyo origen más común son los traumatismos craneoencefálicos, accidentes cerebro vasculares, secuelas de tumores cerebrales etc. cuyas consecuencias más frecuentes son déficits: motores, sensoriales y neurocognitivos, que requieren una intervención integral: física, psicológica y social en la que juega un papel fundamental la implicación de la familia.

Objetivos

Ofrecer programas de rehabilitación socio sanitaria a las personas con daño cerebral sobrevenido e impulsar la mejora de la calidad de vida de los afectados y sus familias.

Informar y ofrecer asesoramiento técnico sobre la rehabilitación del daño cerebral sobrevenido.

Ofrecer formación y docencia a profesionales sobre el daño cerebral adquirido.

Promover y colaborar en proyectos de investigación en al ámbito del Daño Cerebral.

El Dr. Carlos González Alted, Director médico del centro, nos ilustró en los "TRASTORNOS MOTORES DE ALTO NIVEL o ALTERACIONES MOTORAS COMPLEJAS"

Tras un daño cerebral es frecuente encontrar secuelas que afectan a las capacidades físicas o motoras de la persona, ocasionándole paresias de diferente grado y dificultades en la movilidad, equilibrio o la capacidad de deambulación.

Desde este punto de vista podemos encontrar una serie de trastornos motores que incluyen: la hemiplejia/ hemiparesia, tetraparesia/tetrapejia, paralisis/paresia periférica, síndrome extrapiramidal (temblor, bradicinesia, rigidez, parkinsonismo, discinesias), Sindrome cerebeloso (ataxia, temblor, dificultad de la coordinación), o alteración del control postura.

Todos los trastornos descritos anteriormente entrarían dentro de los aspectos más conocidos o habituales asociados al daño cerebral. Sin embargo queremos centrarnos en aquellas situaciones que quizá son menos habituales tras un daño cerebral o en todo caso de detección o visualización más dificultosa, y que se encuadran en lo que llamamos trastornos motores de alto nivel. Por lo general nos referiremos a situaciones donde la persona no presenta una alteración motora tan clara o evidente en la exploración en la consulta, como las referidas anteriormente y presenta dificultades relativas a su capacidad de desplazamiento o marcha, que no podemos explicar en base únicamente a dicha alteración, que generalmente le suponen una dificultad en su autonomía dentro de la comunidad. Algunos de los cuadros que podemos situar dentro de este concepto son:

- Conflicto visuovestibular : alteración en la capacidad para analizar , comparar , y seleccionar la información sensorial adecuada en relación al mantenimiento de la verticalidad , especialmente cuando diferentes aspectos de la misma entran en conflicto

-Alteración en la ejecución de tareas duales: dificultad en aquellas situaciones que implican la realización de dos tareas de modo simultáneo (por ejemplo una tarea motora y una cognitiva)

-Patrones de la marcha en trastornos motores de alto nivel: Marcha congelada : dificultad para iniciar el paso , interrupción por distractores, obstáculos a la vista, giros ; Marcha a pequeños pasos; Marcha cautelosa; Marcha /Trastornos motores psicógenos: Presenta patrones de movimiento incongruentes con los trastornos del movimiento con una base orgánica : movimientos bizarros, extraños ,inconsistentes: con variabilidad en el tiempo a veces selectivos, se reducen con las distracciones, empeoran con la atención 

El Dr. Álvaro Bilbao, Neuropsicólogo de CEADAC nos adentró en esta parcela. Como todo el mundo sabe, todo o casi todo...está en el cerebro. Esto quiere decir que las distintas facultades que utilizamos para pensar, razonar, tomar decisiones se encuentran en el cerebro y que por lo tanto las lesiones cerebrales pueden afectar a todas o algunas de ellas de distinta manera. Nos comentaba Álvaro que dentro de este tipo de afecciones las hay de todo tipo:

Afasia:
Casi la mitad de personas que tienen un ICTUS experimentan algún tipo de afasia que es la incapacidad para utilizar el lenguaje. Puede ser solo dificultades para comprender las palabras (leidas o escuchadas), la dificultad para emitir palabras (habladas o escritas) o todo junto.

Amnesia:
Contrariamente a lo que la gente piensa la mayoría de amnésicos recuerdan bien su pasado, pero tienen problemas para recordar las cosas nuevas que les pasan en su vida

Apraxia:
Es la dificultad para saber como se hacen cierto tipo de movimientos, como por ejemplo cómo se coge sopa con una cuchara o cómo hay que hacer para abrochar un botón. El paciente se hace un lío y no es capaz de hacerlo

Prosopagnosia
Dificultad para reconocer a las personas por el aspecto de sus caras

Anosognosia
La persona no se da cuenta de que está enferma. (Esta yo la comentaría sí o sí, porque es un síndrome muy común en otras enfermedades como el Alzheimer)

Apatía
La persona tiene menos volición, deseo y le cuesta mucho trabajo ponerse en marcha o plantearse metas y perseguirlas. Muchas veces los valoradores y la familia no lo comprenden bien y piensan que la persona está deprimida. Es también común en el Párkinson, por ejemplo.