Los millenians prefieren el móvil antes que comer

Patricia Peyró @kontrolparental

1 de octubre de 2015

Los millenians prefieren el móvil antes que comer
Los millenians son inconformistas, trendsetters y están obsesionados por las tecnologías

Este verano salían publicados los resultados de un valioso estudio sobre las tendencias en compras adolescentes llevado por Refuel Agency, agencia de marketing especializada en analizar distintos nichos de mercado entre los que se encuentran los jóvenes de nuestros días popularmente llamados Millenians.  Este grupo, también conocido como la Generación Y, constituye un gran foco de interés para las empresas tecnológicas en la medida en que son los grandes consumidores de gadches de ahora y también del futuro.

Los adolescentes de esta generación tienen entre 16 y 19 años y son los primeros en conocer un mundo dominado por las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación). Se caracterizan de forma fundamental por no tener una memoria de la vida sin internet, algo que sin duda afecta no sólo a sus hábitos de comportamiento y consumo, sino al propio desarrollo cognitivo y a su relación con el mundo.   

Los resultados han sido determinantes:   los dispositivos importan más que cualquier cosa, incluso que la comida, la ropa o el agua.  En concreto, este es el su orden de prioridad:  móvil (1), comida (2), ordenador (3), ropa (4), zapatos (5), consolas (6), tablets (7), MP3 (8), televisión (9), y agua (10)

Usan el móvil para todo

La dependencia absoluta que mantienen estos jóvenes con sus dispositivos se refiere muy especialmente a Smartphone, al que dotan de un 55% de importancia entre las actividades favoritas a las que destinan su tiempo, muy por encima de la televisión. 

Estos son los pesos específicos que tienen las distintas actividades en los los adolescentes de hoy empleando los distintos dispositivos:

-Teléfono móvil:  55%

-Ordenador:  18%

-Tablet: 12%

-Ipod o MP3:  8%

-Televisión:  7%

Los millenians usarán el móvil para todo y en todo momento (incluso en aquellos tiempos perdidos, como en horario escolar):  como instrumento de Social Media, como proveedor de contenidos, noticias y juegos, y también como vía fundamental de compras.