La vuelta al cole. ¡Qué alivio!

Sí, así es. Para muchos padres, la vuelta al cole de sus pequeños, o no tan pequeños, es un alivio. No me negaréis que os lleváis las manos a la cabeza en esos días en los que tú ya has vuelto al trabajo pero tus niños siguen de vacaciones, ¿qué haces con ellos?

Por Elena Osborne. @elenaosborne84

4 de septiembre de 2015

La vuelta al cole. ¡Qué alivio!
Foto de archivo. Niños en el colegio

Para los que tienen suerte, pueden recurrir a los suegros, campamentos...pero ¿y los que no? Para estos padres, la vuelta al cole es la solución. No obstante, por muchas ganas que tengamos de soltar a los peques en brazos de la profe, hay que hacer las cosas bien. Algunos niños estarán deseando volver al cole, pero a otros no les hará tanta gracia, sobre todo a los más pequeños, y es probable que te monten el escándalo oportuno en el momento que se dan cuanta que les "abandonas".Para evitar que el enfado sea muy grande, podemos llevar a cabo determinadas acciones que nos ayudarán a disminuir el cabreo de los más pequeños.  

Pautas de sueño.

Durante las vacaciones somos más permisivos en cuanto a los horarios a los que los niños se van a dormir, se levantan, comidas, etc. Sin embargo, no hay que dejarles hacer esto hasta el último día antes del cole, sino que hay que ir retomando los horarios normales días antes para que se vuelvan a acostumbrar a las rutinas. Además, la noche antes pueden estar un poco nerviosos por volver al cole, ver a sus amigos y ésto puede hacer que duerman peor, y ya sabemos que un niño cansado es peligroso.

Imagen positiva del cole.

A aquellos niños a los que lo de volver al cole no les apetece nada, hay que darles una visión positiva del mismo, resaltar los aspectos que sabemos que les gustan, como por ejemplo, volver a ver a sus amigos, las actividades de tipo deportivo, hablarles de aquellas asignaturas que sabemos que les gustan... También puedes aprovechar el momento de las compras de material escolar, ya que es algo que suele gustar bastante a los niños, como elegir las carpetas, lápices de colores, estuches y, además, es bueno dejar que sean ellos los que elijan estos productos, siempre dentro de lo lógico claro, pero dejar que sean ellos los que los elijan les hace sentir mayores, promueve conductas de responsabilidad, ya que al elegir ellos sus cosas las cuidarán más, y asociarán algo divertido con el colegio, tendrán ganas de que empiece sólo por estrenar sus nuevos "juguetes".

Reducir el estrés.

El comienzo del año escolar es algo estresante tanto para los padres como para los peques de la casa. Ellos están nerviosos por volver a ver a sus amigos y contarles su verano y los padres porque tienen que organizar demasiadas cosas. Para evitar el estrés, hay que empezar a organizar las cosas con tiempo y, si la edad del niño lo permite, involucrarles a ellos también, no lo hagáis todo vosotros mientras que ellos están en el sofá tan ricamente, no, cuanto antes aprendan a tener responsabilidades menos les costará en un futuro tenerlas. No tienen que ser grandes cosas, son pequeños detalles, como por ejemplo, que ellos preparen su mochila o la ropa que se van a poner al día siguiente, aunque los padres la elijan o sea uniforme, ellos pueden prepararla y dejarla lista para que no pierdan tiempo al día siguiente. Por otro lado, preparando las cosas con tiempo es más difícil que se olvide algo, y dándoles estas pequeñas responsabilidades estamos promoviendo una mayor autoestima y evitamos la ansiedad que produce prepararlo todo en el último momento.