JOVEN YOUTUBER MUESTRA CÓMO LAS NIÑAS QUEDAN CON DESCONOCIDOS DE INTERNET

Patricia Peyró @kontrolparental

13 de agosto de 2015

¿Cómo de sencillo le puede resultar a un adulto malintencionado quedar con una niña a través de internet?

Hace algunos años en los periódicos no existía el apartado de tecnología como tal. Hoy, sin embargo, no sólo existe, sino que la sección de noticias "tecnológicas" de todos los diarios digitales está que echa humo, y es raro el medio que no reserva un apartado o, como mínimo, dedica una categoría destinada a noticias o novedades en gadchets, aplicaciones o publica conclusiones sobre estudios científicos y sociales acerca de cómo el social media repercute en nuestras vidas.

Hace apenas unos días supimos del experimento social llevado a cabo por Coby Persin un joven Youtuber que cuenta con más de un millón de seguidores en su canal de la plataforma de vídeos, y que constituye un auténtico fenómeno de masas, especialmente entre los adolescentes y chicos de su edad.  El famoso Youtuber se compinchó con los padres de tres adolescentes de 12, 13 y 14 años para ver cómo de fácil o difícil le puede resultar a un extraño acercarse por internet a niñas de esta edad, con el propósito de quedar con ellas después.

Los resultados no dejan de sorprender:  una vez establecido el contacto inicial con Coby, las tres niñas acceden a quedar con los desconocidos, llegando incluso a burlar a sus propios padres para acudir a esta cita secreta a sus espaldas, por suerte monitorizada en todo momento por la dirección del experimento y por los mismos progenitores, que presenciaron, atónitos, cómo se comportaban sus hijas, reaccionando en algunos casos con cierta hostilidad.

Para realizar la captación de las niñas, Persin hizo uso de la foto falsa de un amigo suyo con cierto atractivo, siguiendo el clásico procedimiento de "grooming", vocablo proveniente del inglés y que hace referencia al modo en que los adultos se "acicalan" o hacen atractivos para el menor de edad, captando su atención para engañarlo, muchas veces con fines de abuso o sexuales.

El panorama descubierto por este joven influencer es sin duda desalentador para los padres, que deberemos, en el futuro, estar muy pendientes y desconfiar de la actividad normal en internet por parte de nuestros hijos.  Basta con recordar cómo el propio Ministerio del Interior realizaba una encuesta a principios de año cuyos resultados iban en esa misma dirección: hasta un 35% de los jóvenes tienen a gente desconocida en su círculo de las redes sociales, y el quedar con predadores adultos o perfectos extraños que practican el grooming es algo bastante habitual.