Para no perdérselo en la isla de la luz

Un baño a la puesta de sol, una comida en una terraza junto al mar, hoteles únicos y restaurantes que defienden el producto local, bodegas típicas, moda, diseño, el paisaje de rocas y acantilados y aguas turquesas, la intimidad, el silencio.....Todo esto se puede vivir en Mallorca y estas son mis 6 sugerencias personales que creo que no te debes perder

29 de julio de 2015

Para no perdérselo en la isla de la luz
Andreu Genestra

1.- El hotel rural Predi San Jaumell de Capdepera es un auténtico escenario de relax y tranquilidad en el campo mallorquín, con más de 3.000 m2 de espacios al aire libre con acceso directo al mar. Allí se encuentra el restaurante de Andreu Genestra, el cocinero que ha aportado la última estrella Michelin al panorama gastronómico de Mallorca. En esta finca, Andreu dedica ocho hectáreas a sembrar el trigo Xeixa, una variedad autóctona con la que elabora artesanalmente su propia cerveza, otras seis de viñedo propio además de olivos de los que sale su aceite de variedad picual y un huerto gigante donde siembra un sinfín de hortalizas, frutas y plantas aromáticas que sirven como abastecimiento del restaurante que lleva su nombre, además de los huevos de sus propias gallinas. Desde este escenario practica la defensa del producto local como el pimentón dulce de Mallorca elaborado a partir de la variedad de pimiento "Tap de corti", o el cerdo negro mallorquín. Una gastronomía personal, seria y con sentido lograda a través de sus experiencias en las mejores cocinas del mundo, que resulta enriquecedora en cada visita.

2.- Dos denominaciones de origen, Pla i Llevant y Binissalem, ofrecen un abanico de vinos cada vez más interesante dentro de la isla con nombres de enólogos tan emblemáticos como Miquel y Toni Gelabert o Miquel Oliver en Pla i Llevant, y José Luis Ferrer en Binissalem La apuesta por la recuperación de sus uvas autóctonas Manto Negro, Callet o Prensal Blanc, ha cambiado el panorama vinícola de los últimos años.

Mi última visita ha sido toda una experiencia en la bodega de la finca Es Fangar del empresario alemán Peter Eisenmann, en Son Prohens. Más de mil hectáreas para descubrir, vinos sorprendentes, aceites de oliva y caballos ganadores de torneos. Puedes descubrir Es Fangar dando una vuelta, disfrutando de una degustación o pasando tus vacaciones en una de las villas exclusivas. Yo me conformo con disfrutar de los vinos de Xisca Gelabert y su marido Dani, que saben elaborar para sacarles toda la expresión aromática y perfil mediterráneo que ofrece esta zona. Mi preferido el blanco Sa Fita elaborado con Chardonnay, Muscat y Prensal Blanc, directo, limpio en boca seco y con raza con un final largo y licoroso.

Botella Sa Fita

3.- Me gusta tanto que volví a disfrutar de él junto a mi amiga Gema Colías y Tommy Ferragut, el mejor relaciones públicas de esta maravillosa isla, en otro entorno privilegiado: el restaurante Oliu (Olivo en mallorquin antiguo), Se encuentra en el municipio de Andratx, casi llegando al puerto y es una antigua posesión mallorquina donde hubo una antigua almazara transformada ahora en un restaurante acogedor, ligero y fresco, totalmente diferente según sea de día o de noche... varias zonas y ambientes forman parte de Oliu para que nos encontremos totalmente relajados y podamos disfrutar de la cocina autentica de Joan Porcel, su propietario y chef que con solo 27 años ha pasado por los restaurantes de Arzak, Martín Berasategui o José Andrés en Washington. Un restaurante con carácter mediterráneo renovado y una nueva cocina mallorquina sin perder la esencia de las recetas clásicas con un aire joven conseguido por todo el equipo.

Terraza Restaurante Oliu

4.- Y no te puedes perder uno de los paraísos naturales más bellos de las Islas Baleares, para disfrutar y comprar los preciados cristales de flor de sal. Esta playa natural de unos 3,5 kilómetros de longitud en el sureste de Mallorca, no fue elegida por casualidad. A mediados del S.XX las Salinas d'Es Trenc suponían un foco de intensa actividad productiva y comercial para los salineros de la zona. Desde entonces se ha seguido manteniendo la extracción de sal marina de las balsas por donde fluyen las cristalinas aguas de la playa y donde en época estival reposan bajo el sol.

La Flor de Sal d'Es Trenc es única por su sabor armonioso y su alto contenido en minerales y magnesio. Crujiente y un tanto dulce potencia el sabor propio de los alimentos. La tienes natural, con hierbas, con aceitunas negras de la variedad Kalamata, con flores de hibiscus, con especias típicas de Sri Lanka o con pétalos de la Rosa Gallica.

Salinas d'Es Trenc

5.- Si te paseas por Palma, puedes conseguirla también en Las Gracias (C/ Santa Eulalia, 13), una tienda donde Marta y Laura Calvo ponen todo su gusto y sensibilidad en objetos de deseo originales e irresistibles. En este café-Bar & Boutique puedes conseguir joyas del mediterráneo como confituras, vinos, galletas (no te pierdas las famosas marineras integrales o al natural para combinarlas con sobrada), aperitivos y toda clase de delicias selectas.

Tienda Las Gracias

6.- Y termino con un enclave único, sobre las canteras del marés extraído para construir la Catedral y con espectaculares vistas sobre la bahía de Palma. Aquí se ubica Mhares Sea Club (Ctra. Cabo Blanco, Km. 6,5. Urb. Puig de Ros- Llucmajor), un mundo de ocio, música, relax, las mejores puestas de sol y la cocina de Arsenio Fuentes, franca, sincera basada en los pescados de la isla, parrilladas y elaboraciones como el Bacalo confitado en especies, ali-oli de sobrasada y tomate ramallet, carnes como las Carrilleras con citronela y topinanbur o el Magret de pato con frutos rojos sobre algarrobas. Su regalos gastronómicos fueron unas gambas y langostinos mallorquines fresquísimos, un refrescante gazpacho de mango y un inolvidable arroz de langosta. Platos sabrosos, creativos y originales que unen tradición y modernidad y que demuestran la riqueza gastronómica de los productos y de los chefs de Mallorca. ¿Te apuntas?

Mhares Sea Club