El doble rasero del sexo en internet

Parecía lógico que este sector se adaptase también a las nuevas tecnologías pero en un medio que a primera vista es más libre, el sexo debe hacer frente a un doble rasero.

7 de julio de 2015

El doble rasero del sexo en internet
Juguetes para adultos

Si hay un tema que, tanto en el mundo online como en el offline, nunca pasa de moda, es el del sexo. Con la llegada del comercio electrónico, parecía lógico que este sector se adaptase también a las nuevas tecnologías pero en un medio que a primera vista es más libre, el sexo debe hacer frente a un doble rasero.

Y no estamos hablando de sexo explícito., sino un mercado cada vez con mayores ventas en nuestro país, como son los juguetes eróticos. Tiendas online especializadas en productos eróticos como www.jugueterosa.com se encuentran con serias trabas a la hora de gestionar su estrategia de marketing online.

¿Dónde empieza el problema?

Lo cierto es que el sector de los juguetes eróticos se beneficia enormemente de las principales ventajas de la compra en internet, sobre todo por el anonimato.

Aunque cada vez está más normalizado, eso de comprar juguetes eróticos todavía supone un mal rato para muchos, unido a la dificultad que en zonas más pequeñas encontramos para adquirir estos productos.

Además, estamos ante un mercado ampliamente demandado por parte del público. Juguetes eróticos tiene 12.100 búsquedas mensuales, Vibradores otras 12.100 búsquedas, Sexshop online 8.100, Juguetes  sexuales otras 6.600... ¿seguimos?

Si tenemos gente buscando estos productos, y dispuesta a comprarlos por internet, ¿dónde está el problema? Pues precisamente en los problemas que los dos gigantes en esto de internet, Google y Facebook, tienen con el sector de los juguetes para adultos.

Cualquiera que haya metido un poquito la cabeza en esto del Marketing Digital sabe que no hay estrategia que no parta por un plan de trabajo con Google y en Redes Sociales como Facebook. El consumidor quiere mis productos, así que la duda es ¿cómo voy a llegar al consumidor, si no me dejan?

Nada de pornografía. Estamos hablando de auténtica censura de todo aquello que huela ligeramente a contenido para adultos. En el caso antes mencionado, Juguete Rosa ha llevado (y sigue llevando) un cambio en su diseño de manera continua, para aportar ese plus de elegancia y seducción alejado, en realidad, de los antiguos sexshop.

Sin embargo, la clasificación y política de contenidos de Google y Facebook no entiende de sutilezas, elegancia y sensualidad. Si son juguetes para adultos es material vetado.

Google

Cuando comenzamos a plantear una estrategia de mk online el primer punto que tenemos que tener en cuenta es Google. Si no apareces en el buscador, NO existes.

Para aparecer, podemos optar por posicionamiento orgánico, o SEO, o por posicionamiento de pago, o SEM. Con respecto al primero, aunque nos podemos encontrar con tiempos de espera ligeramente superiores a otros, lo cierto es que no hay grandes diferencias.

Pero, ¿qué sucede si queremos hacer una campaña de Adwords? La estrategia se convierte en una especia de Misión Imposible.

Para que lo entendamos, Google clasifica las web en tres tipos:

·        Family Safe: es decir, contenido para todos los públicos.

·        Not Family Safe: contenido no apto para niños.

·        Adult: contenido para adultos.

La clasificación de nuestra página web influye en la validación de ciertas frases, cómo el algoritmo SafeSearch trata nuestro dominio, cómo aparecemos en los resultados de Google Shopping o qué elementos del PPC podemos utilizar. Además, nuestro site no se mostrará, por ejemplo, en las valoraciones de negocio.

Teniendo en cuenta que en el negocio de productos eróticos la atención al cliente es clave, estas limitaciones afectan no solo a la visibilidad de nuestra tienda online, sino también a la conversión.

A la hora de contratar Adwords, los anuncios propuestos serán revisados con lupa, lo que limita cualquier tipo de creatividad.

¿Qué hacer?

Para una tienda erótica, lo mejor que podemos hacer es tratar de no ser considerada una página para adultos, sino una no apta para menores. Para ello debemos tener en cuenta una serie de reglas:

·        No mostrar pezones (femeninos, con los masculinos no se meten)

Un problema a la hora de vender lencería, por lo que nos sumamos al movimiento #FreeTheNipple.

La normativa indica que no se puede publicar imágenes en las que los pezones estén cubiertos con imágenes como estrellas ni se acepta el desenfoque. Si la modelo lleva pezoneras sí se admite.

·        Evitar imágenes explícitas de geniales

·        No mostrar imágenes de sexo simulado en la que los actores no lleven ropa interior

Para realizar una campaña de Adwords, debemos evitar las imágenes ofensivas que puedan ser vistas a un solo click de la página de destino, lo que supone una limpieza de imágenes y... esconder algunas categorías. ¿Un peligro para la conversión? Desde luego que sí.

Facebook

Si la estrategia de posicionamiento es complicada, la de Social Media no nos lo pone más sencillo. De hecho, el problema que nos podemos encontrar  es que, tras un arduo trabajo en redes sociales... Facebook nos desactive permanentemente nuestra cuenta por violar la normativa.

En la Declaración de derechos y responsabilidades de Facebook, apartado 3.7, se indica:

No publicarás contenido que contenga lenguaje que incite al odio, resulte intimidatorio, sea pornográfico, incite a la violencia o contenga desnudos o violencia gráfica o injustificada.

Aunque en principio parece clara esta norma, el riesgo para las tiendas eróticas está en el límite sobre lo que se considera pornografía o desnudos, ya que en la mayoría de los casos, el equipo de Facebook no te dirá de donde parte exactamente la prohibición.

Por supuesto, la mayoría de las páginas no muestran escenas pornográficas ni desnudos explícitos más allá de la muestra de productos. Aún así, cada vez son más las páginas que obvian mostrar algunos productos de lencería por miedo.

Facebook Ads

¿Y si queremos hacer Facebook Ads? Pues aún más difícil que Adwords. En este caso, vaya por delante que no va a admitir ninguna creatividad que incluye elementos eróticos; pero es que si el anuncio, aunque no incluya ningún elemento relacionado con el erotismo, dirige a una landing de productos eróticos (obvio en estos casos) en la revisión se nos echará para atrás.

Al final, las redes sociales quedan como un canal de comunicación más para los clientes que lo necesiten.