Descubre si padeces tecnoadicción

Patricia Peyró @kontrolparental

18 de junio de 2015

Descubre si padeces tecnoadicción
Ahora ya puedes saber si eres un verdadero tecnoadicto gracias a un test

En los últimos años no paran de nacer palabras nuevas:  selfies, nomofobia, tecnoadicción...  Palabras todas ellas vinculadas a una misma naturaleza:  las conocidas como TIC o Tecnologías de la  Información y la Comunicación.  Si bien el empleo de estas es, en general, positivo,  están trayendo consigo un uso patológico en la medida en que nos estamos "enganchando", y haciendo cada vez más dependientes. 

Cuando esta dependencia comienza a causar malestar o a causar un deterioro en la vida del individuo, se habla entonces de una "tecnoadicción", según explica la investigadora y experta en la materia Leticia Luque.

Síntomas de la tecnoadicción

Los síntomas pueden variar según el sujeto, ya que no hay que estar enganchado a diferentes dispositivos, sino con tener una actitud de abuso generalizada, o bien puntual en un único dispositivo, pero presentan unas características comunes:

-Un uso excesivo que puede superar las cinco horas diarias y que va en aumento, sin que exista una necesidad real.

-Síntomas de abstinencia, tristeza y sensación de intensa soledad cuando la persona se ve privada de sus dispositivos.

-Efectos físicos negativos como el cansancio, el sueño o la falta de atención, además de afecciones físicas como el dolor de cabeza o problemas oculares.

-Problemas familiares relacionados con discusiones provocadas por el uso indiscriminado y compulsivo que genera mal ambiente en casa.

-Pensamientos obsesivos entorno al uso de las TIC.

-Merma en el rendimiento o dejar de cumplir con las obligaciones por estar empleando las nuevas tecnologías, con el consiguiente ocultamiento familiar o laboral.

-Disminución de las relaciones sociales conduciendo al aislamiento y a la falta de habilidades sociales en persona.

La Escala Diagnóstica de Adicción a la Tecnología

Precisamente la dificultad en delimitar dónde está la línea entre un uso normal y un uso patológico fue la que motivó a los psicólogos Luque y Emanuel Aramburu a la realización de un instrumento de medida con el que clasifican a las personas como "usuarias", "abusadoras" o "dependientes" evaluando un grado de intensidad de respuesta ante 37 afirmaciones relacionadas con el uso de las nuevas tecnologías y con el modo en que éstas les hacen sentir.

Su escala, según explica la Doctora Luque, se distingue de otros tests y cuestionarioes en que "mide cuatro adicciones por separado, además de un  rasgo de personalidad relacionado con buscar novedades, y un factor secundario de adicción a la tecnología como un todo."