Especias, pequeños ingredientes llenos de nutrientes

10 de junio de 2015

Especias, pequeños ingredientes llenos de nutrientes
Foto: Google

Las especias o condimentos hacen que alimentos que tienen sabor desagradable o insípido pasen a ser más apetecibles y diferentes gracias a sus grandes efectos aromáticos y gustosos. Pero además de aromatizar, dar colorido y buen sabor a nuestros platos, las especias tienen muchas propiedades beneficiosas para nuestro organismo.


¿Qué beneficios nos aporta el consumo de especias?

Uno de los más importantes es que al sazonar nuestros platos con especias, estamos reduciendo el consumo de sodio, el cual produce graves problemas si se toma en exceso.

Según un estudio de la Universidad Penn State (EE UU) que publicó la revista Journal of Nutrition, agregando a nuestras comidas dos cucharadas de especias como curry, orégano, romero, pimienta negra, ajo en polvo, paprika, canela o cúrcuma, estamos reduciendo un 30% la acumulación de triglicéridos en sangre.

Otro de los beneficios de estos pequeños ingredientes es que son muy digestivos, ya que estimulan la salida de los jugos gástricos y esto favorece la digestión de los alimentos y la asimilación de los nutrientes.

Por supuesto, aportan colorido, aroma y mucho sabor a los platos, y esto hace que nos resulten más apetecibles.

No incrementan demasiado el valor calórico pero sí aportan vitaminas y minerales aún utilizándolas en pequeñas cantidades.

Algunas de las especias más utilizadas en la cocina son:

Perejil: es una hierba muy utilizada que tiene un sabor suave y que entre sus propiedades destaca su contenido en vitamina C, vitamina A, potasio, calcio y hierro.

Laurel: se utiliza en innumerables platos, es muy aromático y proporciona un agradable sabor. Además contiene vitamina A, vitamina C, potasio, calcio y ácido fólico.

Orégano: muy aromático y lleno de nutrientes. Destaca su aporte en vitamina A, vitamina C, hierro, potasio, calcio, ácido fólico y magnesio. Lo podemos utilizar para sazonar carnes, pescados, pasta...

Tomillo: una hierba muy rica en hierro y además con propiedades digestivas y expectorantes.

Romero: tiene un sabor muy característico y al igual que el orégano, tiene gran poder antioxidante.

Azafrán: es muy aromático y aporta mucho color. Es rico en vitamina C, potasio, magnesio, fósforo y calcio.

Canela: la especia típica de los dulces, ya que tiene un agradable sabor muy característico que está presente en muchos postres. Destaca su contenido en calcio y potasio y además ayuda a reducir la glucosa en sangre.

Albahaca: además de tener efectos antibacterianos, es rica en calcio, magnesio, carotenos y vitamina C. Combina muy bien con las ensaladas.

Hay una innumerable lista de especias para todos los gustos, pero sin duda todas ellas aportan colorido, aroma, mucho sabor a nuestros platos, y gran cantidad de nutrientes.
Por todo ello, las especias no pueden faltar en una dieta saludable y equilibrada