La problemática de los permisos en el Derecho del Trabajo español

Los diferentes permisos y las causas que dan lugar a éstos son tema de interés en el ámbito laboral. Por ello, la finalidad de este artículo es clarificar, en la medida de lo posible, las dudas que puede tener cualquier trabajador en relación con los mismos.

21 de mayo de 2015

La problemática de los permisos en el Derecho del Trabajo español
Oficina.

En primer lugar, cabe señalar que un permiso podrá disfrutarlo cualquier trabajador previo aviso, para que la empresa pueda organizarse, y justificación, ya que, la finalidad de éstos son la de ayudarle a sobrellevar una determinada contingencia.

Así pues, aún no siendo una clasificación cerrada, ya que, el mínimo legal señalado en el artículo 37.3 Estatuto de los Trabajadores puede ser ampliado y mejorado por los convenios colectivos, las clases de permisos y los plazos para su disfrute son:

     - Quince días naturales en caso de matrimonio.

     - Dos días por el nacimiento de hijo y por el fallecimiento, accidente o enfermedad graves, hospitalización o intervención quirúrgica sin hospitalización que precise reposo domiciliario, de parientes hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad. Cuando con tal motivo el trabajador necesite hacer un desplazamiento al efecto, el plazo será de cuatro días.

     - Un día por traslado del domicilio habitual.

     - Por el tiempo indispensable, para el cumplimiento de un deber inexcusable de carácter público y personal, comprendido el ejercicio del sufragio activo. Cuando conste en una norma legal o convencional un período determinado, se estará a lo que ésta disponga en cuanto a duración de la ausencia y a su compensación económica.

       Cuando el cumplimiento del deber antes referido suponga la imposibilidad de la prestación del trabajo debido en más del veinte por ciento de las horas laborables en un período de tres meses, podrá la empresa pasar al trabajador afectado a la situación de excedencia regulada en el apartado 1 del artículo cuarenta y seis de esta Ley.

       En el supuesto de que el trabajador, por cumplimiento del deber o desempeño del cargo, perciba una indemnización, se descontará el importe de la misma del salario a que tuviera derecho en la empresa.

     - Para realizar funciones sindicales o de representación del personal en los términos establecidos legal o convencionalmente.

     - Por el tiempo indispensable para la realización de exámenes prenatales y técnicas de preparación al parto que deban realizarse dentro de la jornada de trabajo.

En segundo lugar, la problemática debe centrarse en conocer si los días de disfrute son hábiles o naturales y cuando debe empezar a computarse el disfrute del permiso.

En cuanto a si son hábiles o naturales, aunque en el permiso por matrimonio son días naturales y en el resto de permisos el Estatuto de los Trabajadores no indica nada al respecto, los días de disfrute, como regla general, son naturales, es decir, computan tanto sábados como domingos y festivos.

Por último, y en relación a cuando debe empezar a computarse el disfrute del permiso, esta cuestión ha sido resuelta por el Tribunal Supremo en su sentencia de fecha 17 de enero de 2008. El Alto Tribunal determina que debe iniciarse el día que se producen los hechos que dan lugar al mismo (ahora bien, si la continencia se origina fuera de la jornada de trabajo el inicio del cómputo debe iniciarse el día siguiente), salvo en el caso del permiso por hospitalización de un pariente hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad del trabajador, pudiendo este último solicitarlo mientras perdure dicha situación e iniciándose su cómputo desde el día de su solicitud (sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de fecha 11 de marzo de 2003).

Ahora bien, esta jurisprudencia ha sufrido una bifurcación, ya que, el propio Tribunal Supremo en su sentencia de fecha 12 de mayo de 2009 ha manifestado que en caso que un trabajador contraiga matrimonio un día no laborable, el inicio de dicho permiso deberá empezar a computarse en el primer día que sea laborable para éste. Por ejemplo, si un trabajador (de la banca) contrae matrimonio un sábado, el inicio de dicho permiso no comenzará a computarse desde ese sábado sino desde el lunes.

Autor: Pedro Martínez Hellín (abogado del Dpto. de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en Cremades & Calvo-Sotelo)