Back Led, rompiendo barreras entre el profesor y el alumno


Patricia Peyró @kontrolparental

14 de mayo de 2015

A través de una USB el profesor verá lo mismo que ve el niño tras su ordenador, sin tener que ir a mirar la pantalla

Desterradas las enciclopedias, el uso de los ordenadores en educación cada vez cobra más importancia.  Y es que, no sólo en la propia asignatura de las TIC, impartida en todos los colegios, sino también en otras muchas materias, los dispositivos constituyen uno de los vehículos fundamentales para la enseñanza.

El  empleo del ordenador por los alumnos en las aulas necesita, sin embargo, soluciones que optimicen el aprendizaje de los niños, así como el control del profesor, que hasta el momento se ha visto obligado a ir "chequeando" una por una las pantallas del ordenador de sus alumnos, teniéndose que desplazar por toda la clase.  Con BACKLED se resuelve esa "barrera física" entre el profesor y el alumno, marcada por la propia pantalla del monitor, quien puede acceder a lo que hacen sus alumnos sin tener que ir personalmente a mirar.

El procedimiento es muy sencillo:  a través de una pequeña pantalla de led que va añadida a la parte posterior del dispositivo y que se conecta por usb, el profesor puede monitorizar la actividad del alumno en el ordenador, sin tener que desplazarse.  El profesor ve una pantalla de Led en la parte posterior del ordenador de cada alumno, que toma la forma del "site" en el que está el alumno:  por ejemplo, Twitter, Facebook, Wikipedia...  O incluso algún un sitio prohibido, indicándolo a través de iconos de Led.

Las consecuencias son muy positivas para el aprendizaje y para el monitoreo de la actividad del aula:

-Ahorra los paseos al profesor, que aún mantiene el control de la actividad de cada alumno. 

-Los niños saben que el profesor va a detectar su actividad en internet a través de su dispositivo, por lo que no incurrirán en comportamientos no autorizados o que les puedan distraer de la tarea encomendada, y se portarán bien.

-Permite también la interacción entre los dispositivos, el control parental y el bloqueo de Apps.

-Asegura el aprendizaje en la medida en que sabemos que el alumno no está perdiendo el tiempo distrayéndose en internet

Back-Led acaba de aterrizar en nuestro país, como quien dice, a través de Crambo, distribuidor de otros productos tan interesantes como Reticare, un producto pionero en la protección de los daños oculares que producen las pantallas de los dispositivos en nuestra retina, y que resulta irreversible, salvo que se tomen medidas, como el uso de este tipo de pantallas.

Además de su aplicación en la enseñanza, se prevé un uso también en el hogar y en el trabajo.  Este último caso se convertirá en la pesadilla de aquellos que van a la oficina a "calentar el asiento" o a practicar el "absentismo presencial", puesto que este invento permite conocer en cada momento el nivel de ocupación de cada empleado.  ¿Está ocupado?  ¿En una reunión?  Un feedback claro y real permitirá conocer la verdad de cada uno detrás del ordenador.