Virginia Woolf y uno de sus mejores libros, Al Faro

Al Faro (1927) es la quinta novela de Virginia Woolf, se publicó un 5 de mayo como hoy, en Londres. Fue el segundo libro con el que la crítica empezó a tomarla en serio, el primero fue Mrs Dalloway, del que ya hablé en este blog. Según The Modern Library, esta novela ocupa el puesto número 15 de Las 100 mejores novelas escritas en inglés en el siglo XX . Así que como hoy es su aniversario y a mí me encantó cuando la leí, he decidido escribir un poco sobre Al Faro y otro poco más sobre Virginia Woolf.

11 de mayo de 2015

Virginia Woolf y uno de sus mejores libros, Al Faro
Dibujo hecho por Estrella de Pablo.

Sé que soy muy pesada con Virginia Woolf y que me gusta hablar de ella, pero es que es londinense, como este blog, está considerada como una de las mejores escritoras del mundo, su historia en Londres, de la que ahora hablaré, es diferente y fuera de lo común, llevó una vida interesantísima y ha dejado libros buenísimos. Pero por desgracia, se suicidó demasiado joven y no pudo escribir más.

Virginia Woolf
Muy al contrario de la fama que le dieron en la película Las Horas (2002) Virginia Woolf no se pasó la vida torturándose mentalmente, ni era antisocial. Fue una mujer feliz, con una vida muy agradable, fue muy familiar, estaba siempre junto a su marido Leonard Woolf, con el que trabajaba en la editorial que montaron juntos, Hogarth Press. Adoraba a sus hermanos (que también eran sus amigos) y tuvo muchísima relación con sus sobrinos. Pero era bipolar, lo que le destrozaba los nervios algunas temporadas.

Recibió una educación diez, ya que su padre era un erudito, un estudioso del latín que estudió en el Trinity College de Cambridge y que educó a su hija Virginia, la cual quiso ir a la universidad, como su padre y sus hermanos, pero no pudo porque entonces estaba prohibida la entrada a mujeres (ni que les mordiéramos)

Los Apóstoles y Cambridge
Su hermano Thoby, además de ir a Cambridge entró en el súper elitista y súper intelectual grupo de Los Apóstoles, una sociedad secreta donde entraba lo mejorcito de Cambridge. Y allí conoció y se hizo amigo de Lytton Strachey, del que he escrito en este blog porque es suya una de las mejores biografías que se han escrito, La reina Victoria.
También se hizo amigo de Clive Bell,crítico de arte y cuñado de Virginia; John Maynard Keynes, uno de los economistas más influyentes de todo el siglo XX; Edward Morgan Forster, novelista y ensayista; Bertrand Russell, que ganaría el Premio Nobel de Literatura y Leonard Woolf, futuro marido de Virginia.

Mudanza a Bloomsbury
Los padres de Virginia murieron cuando ella y sus hermanos eran muy jóvenes, su madre mucho antes. Entonces decidieron mudarse de una de las mejores y más prestigiosas zonas de Londres, Hyde Park Gate, al 22 de Gordon Square, en el barrio de Bloomsbury, que ahora es un barrio excelente y carísimo, pero que entonces no gustó nada a sus tíos, que no lo consideraban a la altura de la familia.
Pero ya entonces, los hermanos Stephens (era el nombre de soltera de Virginia Woolf) eran muy diferentes a la gente de su clase y tampoco tenían nada que ver con la gente de su época, iban 200 años por delante, y no lo digo de broma, destacarían por modernos en pleno siglo XXI.

El grupo de Bloomsbury
La muerte de su padre fue durísima pero con la mudanza y el alejamiento del resto de la familia, Virginia y sus hermanos consiguieron un cambio de vida que les vino muy bien. Ahora los Apóstoles venían todas las tardes a su casa y aunque al principio no hablaban mucho (eran bastante raros) acabaron siendo grandes amigos y formaron lo que se sigue conociendo en el mundo literario y cultural como el Grupo de Bloomsbury (Bloomsbury Group) intelectuales que se juntaban para hablar o hacer fiestas, las fiestas bastante extravagantes.

Los Woolf y Hogarth Pres
Con los años, Virginia se casó con uno de ellos, Leonard Woolf, y su hermana Vanessa con otro, el crítico de arte Clive Bell, con el que tendría tres hijos uno de ellos Quentin, que escribiría la impresionante biogafía de su archiconocida tía. Virginia y Leonard montaron Hogarth Press, que fue una de las mejores editoriales que han existido, y en esta editorial fue donde se publicó por primera vez Al Faro.
Como esta novela se vendió mucho mejor que los anteriores libros de Virginia, los Woolf se compraron un coche. Ahora se podrían comprar una mansión en Beverly Hills pero eso ya lo habrán disfrutado sus sobrinos.

Al Faro
Virginia Woolf no es fácil de leer y ésta no es una de sus novelas más fáciles, pero es maravillosa. Hay que estar atento a lo que escribe, pero si conseguimos un mínimo de atención, su lectura es una de las más interesantes y más bonitas que hay. Virginia Woolf escribe de una forma totalmente diferente a la de otros escritores y da una importancia vital a cada frase.

Al Faro es una novela autobiográfica, trata sobre las vacaciones de una familia numerosa que va a la Isla de Skye, en Escocia y ahí lo dejo, porque no puedo contar más. La protagonista, que es la madre, es un retrato total de su propia madre, según dijo Vanessa Bell. Los Stephens también iban de vacaciones a la playa, pero a St Ives, que es uno de esos pueblos ideales que hay en Cornualles totalmente idílicos a donde me apetece muchísimo ir porque es ideal y porque ahí está una de las Tate, la Tate St Ives.