La importancia de los frutos secos

Los frutos secos son alimentos saludables y muy necesarios en nuestra alimentación, ¡no dejéis de consumirlos!

29 de abril de 2015

La importancia de los frutos secos
Frutos secos

Cuando hablamos de nutrición y de dietas en general, los frutos secos siempre están en el punto de mira bajo esa creencia popular de "los frutos secos engordan" y como consecuencia son eliminados en muchas ocasiones de la dieta. Por ello, en este artículo quiero desmentir esta creencia ya que son alimentos muy nutritivos y saludables que deben de estar en nuestra alimentación por sus múltiples beneficios.

Sí, es cierto que los frutos secos son calóricos, concretamente aportan del orden de 500-700 cal por 100 gramos, y debido a esto hay muchas personas que no los consumen por el miedo a engordar. Pues bien, según un meta-análisis español publicado en la American Journal of Clinical Nutrition está demostrado que su consumo no provoca sobrepeso ni tampoco acumulación de grasa corporal. Ni en estudios de observación, ni tampoco en los de intervención se ha relacionado su consumo con un aumento de peso, sino más bien todo lo contrario.

Otra de las características por las que se "rechaza" a los frutos secos es por su elevado contenido graso, pero no podemos meter a todas las grasas en el mismo saco, en este caso la mayor parte son grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas las cuales están relacionadas con la reducción de los niveles de colesterol LDL. Además, otro estudio español realizado, PREDIMED, concluyó en que consumir frutos secos reduce un 28% la posibilidad de padecer enfermedades cardiovasculares.

Pero todavía hay más. Los frutos secos, tienen un complicado proceso de digestión y además de ser ricos en grasas saludables también lo son en proteínas vegetales y fibra, la cual produce una mayor sensación de saciedad. En cuanto a su contenido en micronutrientes, la gran mayoría aportan cantidades significativas de vitamina E que es un antioxidante, vitaminas del grupo B y también minerales como el potasio, fósforo, calcio y magnesio. 

Concretamente las nueces, son las que mayor cantidad de ácidos grasos poliinsaturados aportan, destacando su cantidad de ácidos grasos O-3. Además, varios estudios han llegado a la conclusión de que el consumo de nueces reduce la rigidez de las arterias.

Deberíamos centrarnos en eliminar otro tipo de alimentos de la dieta que no aportan beneficios pero sí muchos inconvenientes, como es el caso, por ejemplo, de las bebidas azucaradas, bollería industrial, alcohol etc, en lugar de martirizar a los frutos secos. No hay mucho más que decir de estos pequeños alimentos llenos de nutrientes, así que si todavía no habéis introducido los frutos secos en vuestra dieta, no sé a qué estáis esperando.