Cómo aplicar el concepto AIDA a los negocios virtuales

No todo debe cuantificarse en visitas a la web y menos aún cuando tenemos un negocio online. Un site que no tiene una fuente de ingresos, no tiene sentido alguno y no es para nada rentable. Hay conceptos en el marketing tradicional que podemos extrapolar perfectamente al mundo virtual para ayudarnos a que una tienda online tenga proyección y beneficios económicos. Uno de ellos es el término AIDA. ¿Lo conoces?

28 de abril de 2015

Cómo aplicar el concepto AIDA a los negocios virtuales
Concepto AIDA en el mundo online

El concepto AIDA tiene que ver con los efectos que provoca un mensaje publicitario de manera secuencial. El término no es más que un acrónimo que parte de las palabras anglosajonas Attention (Atención), Interest (Interés), Desire (Deseo) y Action (Acción). Este término fue introducido hace más de un siglo por Elmo Lewis y ha perdurado hasta nuestros días como excelente estrategia de marketing que ha sabido adoptar muchas tiendas virtuales como Imprentaonline24. En realidad, hace referencia a las diferentes fases por las que un individuo o internauta avanza ante un estímulo publicitario hasta que finalmente realiza el acto de compra.

De acuerdo con este modelo, cualquier negocio debe captar la atención del cliente potencial para que después se interese por la oferta de productos que ofrecemos. Seguidamente, debe encontrar algo que le incite a adquirirlo y finalmente, comprarlo.

Aplicarlo al mundo online

- Atención: La relacionaremos con el número de visitas que tiene nuestro negocio online. Cuando una web tiene un tráfico elevado de visitantes es porque, en cierta manera, los usuarios han visto algo interesante que les ha llamado la atención. La forma de llegar a nuestra web puede ser a través de buscadores, enlaces, redes sociales o banners.

- Interés: Aquí valoraremos la calidad de las visitas, es decir, habrá un interés entre el internauta cuando tras hacer un clic para acceder a nuestra web, se ha detenido cierto tiempo y visitado varias de nuestras páginas. Cuanto más tiempo permanezca o más paginas haya visto, mayor interés ha habido.

- Deseo: Vendrá inducido por aquel usuario que ha realizado algún tipo de acción en nuestra web: solicitar más información, apuntarse a nuestra newsletter, añadir algún producto al carrito de compra aún si llegar a finalizar la acción, rellenar un formulario de contacto, etc. Aquí empiezan a verse actuaciones muy próximas al acto de compra.

- Acción: Es cuando el usuario realiza la compra de un producto o servicio que ofrecemos en nuestro portal web. Es una variable muy fácil de medir ya que tan solo hay que acceder al histórico de compras en nuestra web.