Chicharito, James, Garitano y un país de catetos

Lamentable comportamiento de algunos periodistas durante la rueda de prensa de Gaizka Garitano, entrenador del Eibar.

27 de abril de 2015

Chicharito, James, Garitano y un país de catetos
Gaizka Garitano, entrenador del Eibar.

Lo justo era que esta semana el post semanal tuviese a Chicharito como protagonista.

Nada mejor para una buena historia que la figura del deportista olvidado que acude al rescate en el momento decisivo para convertirse en el imprevisto héroe de la película.

No ha sido, ni mucho menos, un año fácil para el delantero mexicano, que apenas ha disfrutado de minutos para poder mostrar su fútbol: menos de 496 minutos en Liga, 180 en la Copa y 270 en la Champions . Chicharito solo ha jugado cinco partidos completos. A pesar de la falta de continuidad, solo dos jugadores de la Liga, Cristiano (un gol cada 69 minutos) y Messi (81 minutos) necesitan menos minutos que él para marcar*. (*jugadores con más de 15 partidos disputados en la Liga).

A pesar de la falta de minutos, el comportamiento de Chicharito, tanto en los entrenamientos como fuera del terreno de juego, ha sido ejemplar. Trabajo sin descanso como si fuese titular y respeto absoluto a las decisiones de su entrenador incluso a la hora de reclamar una oportunidad.

La oportunidad llegó. Cierto que por la lesión de Benzema, pero llegó. Y el trabajo de todo un año de entrenamientos sin premio, de no agachar la cabeza, de no rendirse jamás, hizo que Ancelotti no dudase en elegir a Chicharito, por delante de otras opciones, para jugar frente al Atlético de Madrid en el partido más importante de lo que iba de temporada.

El resto es conocido por todos. Gol que vale un pase a semifinales de la Champions ante los de Simeone, huequito en la historia del Madrid y titularidad en Vigo con un doblete por parte de Chicharito. 

Tampoco hubiese sido un mal día para hablar de James Rodríguez. El 'capricho' de Florentino, el jugador que venía para que ACS hiciese autopistas en Colombia o para vender camisetas, ha despejado dudas: el colombiano es uno de los mejores jugadores del mundo.
Lo sabemos ahora, tras 15 goles y 15 asistencias con la firma del colombiano en lo que va de temporada. El mérito del Madrid (si Florentino fue el único responsable de su fichaje es un visionario) es saber que James es un elegido en el momento en que había quien se preguntaba si era un cantante de bachata o un tornero fresador. Asusta pensar en los números de James si no hubiese estado dos meses parado por lesión...

Sin embargo, el protagonista del post de esta semana no es otro que Gaizka Garitano, entrenador del Eibar.

Menudo despropósito el suyo. Qué osadía. Qué falta de respeto. Absolutamente intolerable contestar en euskera a una pregunta formulada en euskera para un público que se expresa en euskera.

Si lamentables fueron las quejas de algunos periodistas que siguen al Almería por las respuestas de Garitano en euskera en la sala de prensa, no lo son menos algunos 'análisis' leídos en prensa escrita del incidente. Uno incluso menciona la supuesta filiación política de Garitano. 'Radicales vascos la lían en Almería' les faltó titular...

Y es cierto que Garitano merece ser criticado. Estuvo muy tibio. Apenas se levantó y se marchó de la sala de prensa sin antes mandar a la mierda a los dos catetos que estaban en la sala de prensa del Almería. 

Pd: Es de justicia alabar la actitud y el comportamiento del jefe de prensa del Almería y la portada de El Ideal (edición Almería). En referencia al 2-0 del Almería ante el Eibar, El Ideal publica esta frase en portada: "Los jugadores ganan en el campo y algunos periodistas hacen el ridículo en la rueda de prensa de Garitano". Bravo.