YOUTUBE KIDS, UNA FÓRMULA QUE NO CONVENCE A TODOS

Patricia Peyró @kontrolparental

8 de abril de 2015

La presentación de YoutubeKids fue hace apenas dos meses

Poco después de un mes del estreno de YouTube Kids aparecen las primeras críticas y denuncias a la plataforma que pensaba contentar, con su nueva fórmula, tanto a niños como a mayores.  ¿Qué es lo que ha pasado?

El pasado mes de febrero se anunciaba a bombo y platillo la adaptación del gigante de los vídeos de internet a través de una propuesta apta para el público infantil, en la que se restringe el acceso a contenidos inapropiados por los pequeños de la casa.  Para conseguirlo, YouTube Kids hace uso de unos filtros especiales por los que el menor no accedería, ni siquiera casualmente, a vídeos de temática adulta e inadecuada para su edad.

La teoría es, sin duda, tranquilizadora para los padres, quienes tienen que invertir grandes esfuerzos en la configuración del control parental en ipads y dispositivos para que sus hijos no accedan, voluntaria o involuntariamente, al visionado de imágenes peligrosas o hirientes para su edad y madurez.

Mediante una aplicación para Android e iOS se facilita el acceso a una gran librería de vídeos de temática infantil, como son los dibujos animados más conocidos y populares entre los pequeños:  Pocoyo, El tren de Thomas, Barrio Sésamo...  Si el menor realiza una búsqueda "adulta", los filtros no le permitirán el acceso a ningún vídeo gracias a sus filtros.

Su manejo es sencillo y a través de tres motores de búsqueda, materializados en botones grandes en la parte superior:  una televisión con acceso a vídeos de programas, una radio para los musicales, una bombilla para los educativos, y unos prismáticos para explorar los vídeos más populares.  Faltaría, sin embargo, la adaptación del buscador con características adecuadas a una menor edad.

Cuando todo parecía ser "miel sobre hojuelas",  el diario británico The Guardian, desvela cómo la gigante Google está siendo cuestionada en cuanto a la selección del contenido como "apropiado" para la población infantil, y ya existe una denuncia de la estadounidense Federal Trade Commission (FTC), aludiendo a intereses publicitarios que contradicen la conveniencia del contenido infantil.  Mientras Google se defiende, la parte acusadora insiste en que los niños son expuestos a una gran cantidad de contenido publicitario, sin ser capaces de discriminar, sin embargo, qué parte es publicidad, y cuál es ese vídeo infantil inocuo y de carácter educativo.

Sin duda el tema no se quedará aquí y tiene mucho recorrido por delante.

(Ver noticia de The Guardian aquí