El repoker de Cristiano Ronaldo y el as en la manga de Mathieu

El Real Madrid vapuleó al Granada con nueve goles, cinco de ellos de Cristiano, pero no pudo recortar distancias ante un Barça que se llevó los tres puntos ante el Celta gracias a un tanto a balón parado de Mathieu.


6 de abril de 2015

El repoker de Cristiano Ronaldo y el as en la manga de Mathieu
Cristiano, autor de cinco goles ante el Granada. Foto: Gtres

La jornada liguera en el pulso por la liga se saldó con una masacre blanca y un ejercicio de supervivencia azulgrana.

Madrugó el fútbol en el Domingo de Resurrección para ver la exhibición del Real Madrid frente al Granada. Cierto es que el conjunto de Abel Resino fue el rival más flojo que ha pisado el Bernabéu en lo que va de curso. Seguramente el más débil mentalmente (desde el once inicial el Granada dio el partido por perdido) en pisar Chamartín en muchos años. Pero en fútbol profesional no se le hacen nueve goles a nadie por casualidad.

El Madrid lo hizo a lomos de Cristiano Ronaldo, que demostró una vez más la clase de animal insaciable que es. De los nueve que le cayeron al Granada, cinco llevaron su firma. 

Se trata de la primera vez que Cristiano consigue cinco goles en un mismo partido en su carrera profesional. La gesta le sirve para colocarse a ocho de Di Stéfano (¿le superará esta misma temporada?) y a 24 goles de Raúl en la tabla de goleadores históricos del Madrid. La temporada que viene, en apenas siete años de blanco, será el número uno. Tremendo.

Más allá de los números, la mejor noticia para el Madrid fue el regreso de James. Tras dos meses parado por lesión, el colombiano volvió al once justó donde lo dejó. James dio un recital de pases, juego al primer toque, movilidad y clarividencia. De sus botas salieron dos asistencias más que añadir a su hoja de servicios, memorable la que supuso el segundo gol del Madrid.

Por su parte, el Barcelona sacó adelante como pudo el complicadísimo partido que le planteó el Celta de Vigo. A falta de juego, tiró de fe, trabajo y estrategia. Y con un as en la manga, Mathieu, decisivo en este tramo de la temporada con sus goles a balón parado.

Los dogmas del pasado parecen superados en Can Barça y eso les convierte en un equipo aún más temible. Viendo cómo jugó el Madrid y cómo lo hizo el Barça, muchos se preguntan cómo es posible que sea el conjunto de Luis Enrique el que saca cuatro puntos al Madrid y no al revés.

La respuesta se llama competitividad. En la última década, el Barça es un competidor feroz en el campeonato liguero y el Real Madrid, no. El conjunto azulgrana no ha necesitado sólidos proyectos institucionales ni deportivos para ganar ligas. No se trata únicamente de que las ganen de la mano de Guardiola (tres consecutivas, solo le pudo frenar Mourinho). Es que han ganado ligas con entrenadores interinos, a punto de ganar una liga (les faltó un gol) con un entrenador puesto a dedo y aventajan en cuatro puntos al Madrid con otro al que su máxima estrella no soporta. 

Las cuentas de los jugadores del Madrid de ganar todos los partidos que restan para intentar ganar la Liga no se hacen en abril. Ante un Barça que ha demostrado que compite siempre, se hacen cuando arranca la Liga.

Veremos si les llega...