6 PASOS PARA IDENTIFICAR EL BULLYING EN TU HIJO

Patricia Peyró @kontrolparental

1 de abril de 2015

6 PASOS PARA IDENTIFICAR EL BULLYING EN TU HIJO
Para que tu hijo se sienta seguro, ayúdale a identificar y combatir problemas como el bullying.

El bullying constituye una de las amenazas más peligrosas de la infancia:  ésa que materializa la famosa frase de "los niños son crueles". Con independencia de que eso sea o no sea cierto, es importante generar mecanismos tanto de prevención, como de actuación cuando éste tiene lugar.  Y para ello, lo primero es aprender a identificarlo.  ¿Cómo enseñarle a detectar el bullying o el ciberbullying?

1. Habla con tu hijo sobre las relaciones que  mantiene en el colegio con los niños de su edad de cara a prevenir cualquier anomalía.  Conocer quiénes son sus amigos y hacer preguntas tan sencillas como "¿qué tal te ha ido el día", "¿con quién has jugado hoy?", "¿a qué habéis jugado?", "¿qué tal con tu amiguito Pablo?", serán fundamentales para generar una conversación de la extraer información con la que descartar una posible problemática.

2. Atento ante sus cambios de humor:  pregúntale para ver si le pasa algo.  Se puede comenzar abordando la temática escolar para ver si es un tema de dificultad académica que le está generando malestar.  Una vez descartada, hay que aproximarse a los aspectos relacionales del niño.  "¿Estás enfadado conmigo?", "¿has tenido una discusión con algún amiguito?", "¿te has peleado?"  El grado de abordaje dependerá del niño, pero lo mejor es ir poco a poco hasta que él mismo lo vaya "soltando" todo.

3. Haz caso a tu intuición, y si notas algo, no lo obvies:  en educación es fundamental asumir riesgos a través de un diálogo con el que sensibilizar sobre temas delicados como el acoso, de forma ordenada, pero sin miedo.  Manejarse en sociedad con soltura requiere de un aprendizaje en las dificultades: del mismo modo que para aprender a bajar las cuestas con la bici necesitará tener seguridad en sí mismo, en lugar de percibir inseguridad de su progenitor.

4. Si percibe burlas en su entorno, si otros niños se meten con él, entonces debe ponerse él mismo sobreaviso, aprendiendo a identificar sus propias emociones negativas, pero también a controlarlas, con el fin de autogestionar su propio comportamiento, ya sea en el plano real o en el virtual.  Por ejemplo, si el niño percibe rechazo, es bueno que lo pueda verbalizar contigo para poderlo consolar, en primer lugar, y para explicarle cómo puede reaccionar de forma que no refuerce el círculo del acoso

5. Mantén un diálogo que le dé seguridad, sin maximizar su problema, para no generarle ansiedad y preocupación adicional, pero sin minimizar, porque restarle importancia hará que se sienta avergonzado o débil.  Evitar el tema por tu parte o contestar con evasivas hará que el niño entienda el tema como un asunto incómodo del que es mejor no hablar porque le genera rechazo a sus padres.

6. Ante la sospecha, acude a hablar con el tutor de tu hijo en la escuela y expón el tema con claridad y sin mostrarte incómodo o dubitativo:  en la medida en que en el colegio vean que es un tema que te preocupa pero que quieres afrontar de forma eficaz y cuanto antes,  y que no vas a "dejarlo pasar" con una palmadita en la espalda, te tomarán más en serio y podrás conseguir un compromiso de vigilancia mayor sobre tu hijo, así como una mayor protección.