Aprender jugando con la Economía de fichas

La semana pasada comencé a hablar de la técnica de Economía de fichas. Esta técnica es muy útil para aumentar la frecuencia de aparición de aquellas conductas que queremos fomentar en el niño, así como para disminuir aquellas conductas que queremos erradicar. Es una técnica muy útil para llevar a cabo tanto en el ambiente familiar como en el escolar.

Por Elena Osborne.

20 de marzo de 2015

Aprender jugando con la Economía de fichas
Niño estudiando. Archivo

¿Cómo se aplica?

En primer lugar hay que establecer, junto con el niño, aquellas conductas que van a ser premiadas y por las cuáles conseguirá puntos (estímulos), y aquellas que serán castigadas y por las que perderá dichos puntos. Lo bueno de esta técnica es que se puede fomentar la aparición o extinción de varias conductas a la vez.

Una vez establecido esto, el siguiente paso es determinar cuántos puntos ganará o perderá con la emisión de esas conductas. Se darán más puntos por aquellas conductas que requieran un mayor esfuerzo por parte del niño. En un principio los puntos se darán nada más el niño lleve a cabo la conducta, más adelante, cuando ya hemos conseguido que esas conductas se conviertan en un hábito del niño, iremos distanciando la entrega de fichas en el tiempo.

Posteriormente, se determina qué premio conseguirá por esos puntos que ha ganado. Estos puntos son estímulos para el niño, que funcionan como un reforzador simbólico. Es muy importante que el niño sepa y comprenda qué conductas serán las que le hagan ganar puntos y cuáles le harán perderlos.

En función de la edad del niño, estableceremos el tipo de fichas que luego cambiará por el premio que habéis establecido previamente. En niños más pequeños son muy efectivas los puntos tipo estrella, pegatinas o caritas sonrientes/tristes. A continuación os pongo un ejemplo de tabla de economía de fichas para niños un poco más mayores.

Es importante establecer como premios sólo aquello que podemos cumplir, no vale decirle que si consigue "X" puntos lo llevaremos de viaje si no lo vamos a poder cumplir, aquello que se establece como premio hay que cumplirlo, al igual que el niño cumple con sus tareas para ganar esos puntos.Ellos ven esta técnica como una especie de juego o concurso, lo que provoca en ellos una gran motivación por conseguir más puntos fomentando, de esta manera, las conductas deseables que queremos que realice. Es útil establecer diferentes fases, episodios, es decir, determinar pequeños premios que conseguirá con pocos puntos y un premio final que conseguirá por un número mayor de puntos, no hay que olvidar que son niños y que se cansan rápidamente de las cosas, por lo que es importante mantenerlos motivados.

Si queréis hacerme alguna consulta en concreto o queréis que hable sobre algún tema que os interese, podéis escribirme a elenaosborne@hotmail.com y estaré encantada de atenderos.