Listos para celebrar el Canaval

Hoy vamos a hablaros de los disfraces, aprovechando que estamos en Carnaval y que por nuestro programa han pasado varios musicales en los que el vestuario es muy importante.

23 de febrero de 2015

Listos para celebrar el Canaval
La compañía "La Maquineta" interpreta en el Teatro Nuevo Apolo "El mago de Oz"

Hace poco, recibimos la visita de nuestros amigos de la compañía "La Maquineta". Ellos siempre vienen disfrazados cuando nos visitan en los estudios de Gestiona Radio. Esta vez, vinieron vestidos de Espantapájaros y Dorothy de "El mago de Oz".
Los vestuarios son un elemento muy importante y fundamental de toda obra. Melanie, por ejemplo, ha visto el musical de "Jesucristo Superstar", en el que Jesucristo llevaba un traje y una cruz. También fue a ver "Aladín", que iba con un traje azul y una espada muy larga y, por supuesto, una alfombra mágica.
En cambio, en el musical de Mecano el vestuario es muy de los ochenta. Cuando ha podido, Melanie se ha disfrazado de chico, de Paulina Rubio, de Ana Obregón, de Drácula e incluso de Madonna.
A Alberto el personaje que más le gusta de "Alicia en el País de las Maravillas" es el Señor Conejo, porque tiene mucho sentido del humor y le hace mucha gracia y, por supuesto, la guapa Alicia que tiene una voz muy bonita y es preciosa. El disfraz que más le gusta de Carnaval es el de Conde Drácula.
Patricia ha ido alguna vez a los desfiles de Carnaval y una vez se disfrazó de bruja, mientras que a Gema le gustó mucho disfrazarse de india porque estaba guapa. Carlos este año se va a disfrazar de corazón, mientras que otros años se ha disfrazado de demonio o de médico.
Por su parte, a Álvaro le ha gustado el musical de "Los 40 principales" porque tenían un vestuario muy original. Sin embargo, aunque del Carnaval le gusta la música, cuando se disfraza no se siente cómodo, se siente raro y teme hacer el ridículo. A Anna tampoco le gusta disfrazarse porque a veces le da miedo y lo mismo le pasa a Raquel.
Nuria, en cambio, cree que hay que ver obras de teatro porque con esos vestuarios se cultiva la imaginación y la creatividad de niños y de adultos.