En The Albion, un "pub quiz" en Hackney

Después de una semana de gripe, tenía unas ganas impresionantes de tomarme un par de pintas de cerveza en un pub inglés lleno de gente. Así que, el jueves pasado, tuve la oportunidad de ir a mi primera quiz night, y fui. Fue en un pub muy chulo, de Londres, lo que aquí llaman un pub quiz y, la verdad, es que me encantó. Y eso que yo estuve más pendiente de las fotos para este post que del concurso pero, la próxima vez, voy a disfrutar más de las preguntas.

16 de febrero de 2015

En The Albion, un "pub quiz" en Hackney
Interior de The Albion, un rato antes de empezar la quiz night.

¿Qué es una quiz night?
Es una vez a la semana, en los pub quiz, cada pub tiene asignado un día, y la gente va para jugar un concurso de preguntas y respuestas con otro montón de gente que está sentada en mesas, tomando su cerveza. Se organizan grupos y si hay mucha gente en un mismo grupo de amigos, lo normal es que el quiz boss, que es el que lo organiza todo y el que hace las preguntas, diga que se separen, porque si no, no sería muy justo para los otros grupos. Aunque en realidad, lo que te dice es que si ganas, el premio es poco para tanta gente.

¿En qué consiste?
Primero hay que pagar una libra por cabeza y el quiz boss mira los grupos, en algunas mesas hay dos personas, en otras varias, pero esto da igual. Una vez pagado y decididos los grupos, reparten un papel que es donde hay que apuntar las respuestas. El quiz boss lee las preguntas en alto, son preguntas tipo Trivial: ¿Quién le dio el nombre al Oceano Pacífico? o ¿Cuál es el mar más grande? La primera respuesta es Magallanes y la segunda, el Mediterráneo.

Hay tres rondas, dos normales y la jackpot. Hay un bote para las dos primeras rondas y un premio especial para el jackpot, que suele ser un vale de bebidas. El quiz boss lee las preguntas y da medio minuto o así para escribir la respuesta. Al acabar, da unos tres minutos para terminar de contestarlas y va pasando por las mesas por si alguien quiere que le repita alguna pregunta. Los tiempos nunca son estrictos, el boss va preguntando.

De vez en cuando, el boss se salta una pregunta y pasa sin querer de la 14 a la 16. La gente se ríe y se queja de que se ha equivocado. Él mira indignado, se hace el enfadado y suele decir "¿Qué pasa, que os ha dado por hacer la 15 antes que la 16? Pues nada, yo no me voy a enfadar con vosotros". Humor ingles.



Los pub quiz
Reciben este nombre todos los pubs que organizan quiz night o trivia night, es lo mismo, una vez a la semana. Tienen establecido el día, que es de domingo a viernes, la hora, que es entre las 18.30 y las 20.30, y el precio, entre una y dos libras, si se paga más también el premio es mayor. En este listado se pueden ver todos los quiz pub de Londres, donde puedes ver qué día, a qué hora y cuanto hay que pagar en cada uno, y por supuesto, la dirección.

Nuestro pub quiz: The Albion
Éste al que fuimos, está muy bien, la entrada del pub es total, con todas las banderas en su fachada y cruzando la calle. Por dentro es súper acogedor y las camareras son encantadoras. Tienen cheese toasted (sandwich de queso) que está riquísimo, eso sí servido en un plato de plástico (odio estas cosas) Y lo más importante de todo, dejan entrar a los perros, así que ¡¡Murphy vino!!

Murphy, en The AlbionMi hermano Luis me llamó y me dijo: "Pásate antes por mi casa y te llevas a Murphy" Y ahí estaba Murphy, sólo y aburrido. Se abalanzó hacia mí dándome todos los besos del mundo y cuando le dije, venga que nos vamos a la calle, casi le da un infarto. Además, montamos en el overground (el metro que va por la superficie), que es una de las cosas que más le gustan del mundo. Luego llegamos al pub y quería comerse a besos a la poca gente que había al principio, especialmente a Loren, que le cuidó durante un fin de semana y no se podía creer que estuviera allí.

Al final, el pobre se aburrió, cuando empezó el concurso y ya nadie le hacía caso. Se tumbó en el suelo, debajo de la mesa, rodeado de pies (es lo bueno de los perros, que estas cosas les dan igual) hasta que se acabó todo y nos volvimos a casa. Y Murphy otra vez era feliz porque se iba a dormir, que es otra de las cosas que más le gustan en el mundo. Y yo también estaba muy contenta, no sólo por las dos pintas de cerveza, sino porque por fin había tenido mi primera quiz night.