Matar a San Valentín con alevosía

Mañana es el día de los enamorados y, sí, voy a hablar de ello. ¿Demasiado típico? Espera, espera, sigue leyendo porque voy a matar a San Valentín. Así, sin anestesia, pero con alevosía ya que me cae mal, muy mal.

13 de febrero de 2015

Matar a San Valentín con alevosía

Mañana es el día de los enamorados y, sí, voy a hablar de ello. ¿Demasiado típico? Espera, espera, sigue leyendo porque voy a matar a San Valentín. Así, sin anestesia, pero con alevosía ya que me cae mal, muy mal.

De acuerdo, voy a explicarme porque podéis pensar que se me está yendo la cabeza y no es cierto, de momento.

Debido a mi profesión (y bastante por deformación profesional, lo admito) me gusta analizar el comportamiento de la gente de mi alrededor para encontrar el sino de su manera de actuar.

Suelo plantearme qué lleva a la gente a tomar determinadas decisiones y no otras y porque celebra con más énfasis unas fechas concretas, entre otros planteamientos casi filosóficos. Debido a esta pseudo investigación, con el paso de los años he ido alimentando una inquina especial por este Santo, representante del amor, que no cuesta nada añadir que en sus orígenes, realmente era un Dios pagano, y por lo que cuentan, nada santo. Quiero aclarar, que no me molesta en absoluto la parte consumista de la celebración, cada uno se gasta su dinero en lo que quiere, por supuesto. A estas alturas os estaréis preguntando ¿Qué te molesta? 

Lo que me molesta es ver tantas parejas a mi alrededor que durante el año apenas sobrellevan su relación, que muestran conductas deleales, en algunos casos, en otros simplemente ya no se soportan y lo justifican diciendo que el matrimonio es así y lo normalizan y en otros se dedican a hacer vidas independientes pero mantienen su estatus de casados porque es lo que toca y con X edad no van a separarse. Bien, pues la mayoría de esas parejas llega la dichosa fecha y lo celebran por todo lo alto: regalos, viajes, ramos de flores etc.

Como decía antes no me molesta el gasto consumista de estos días. Me molesta el atropello y maltrato al que someten al sentimiento de amor. Para mí el amor es un sentimiento precioso, un sentimiento que te hace mejor persona, podría llegar a decir que el amor consigue mostrar una parte de ti que no enseñas a todo el mundo o puedes no llegar a conocer. Por todo esto, me pone de los nervios que se cree toda esta pantomima alrededor del amor justificado por el hecho de que es San Valentín y hay que celebrarlo.

Para este año os aconsejo que si queréis a vuestra pareja quererla siempre y regalarle o no este 14 de febrero, según os plazca. Pero por favor, no os ignoréis u os odies durante el resto del año y lo compenséis con un precioso ramo de flores. Así no funciona.