Ferrández, el chelista español del Stradivarius

El periodista Pedro J. Ramírez nos desveló su ópera de Wagner favorita y el chelista Pablo Ferrández nos aportó algunos detalles de su carrera artística como concertista. También descubrimos en profundidad al compositor ruso Mijaíl Glinka

7 de febrero de 2015

Ferrández, el chelista español del Stradivarius
El violonchelista madrileño Pablo Ferrández

La figura del compositor ruso Mijaíl Glinka (1804-1857) nos acompañó en la primera sección de Excelentia Clásica del 7 de febrero. Del considerado como padre de la música rusa y del nacionalismo ruso repasamos algunas de sus obras orquestales más célebres y que curiosamente fueron escritas durante su estancia en nuestro país, como la Jota Aragonesa y Una noche de verano en Madrid, ésta última estrenada a su vuelta a Rusia y que posee un tema popular que también se escucha en el intermedio de la zarzuela La boda de Luis Alonso de Gerónimo Giménez, tal y como apuntamos. Pero sobre todo hablamos en detalle de sus dos grandes óperas, como son Una vida por el zar (inicialmente titulada Ivan Susanin y considerada como la primera ópera autóctona propiamente dicha) que narra un hecho histórico de la Rusia de los zares con el protagonismo de los siervos del campo llamados "mujiks" (bajo estrato social del campesinado ruso así denominado hasta la Revolución bolchevique de 1917), y Ruslan y Ludmila, cuya animada obertura nos sirvió de presentación a la sección. De ambas relatamos las circunstancias en que fueron compuestas y su recibimiento por el público tras sus estrenos.

Sobre Glinka subrayamos su importante contribución al desarrollo de la música rusa incorporando temas del folclore popular a sus obras, así como desligándola de las poderosas influencias italianas y alemanas. Tan fundamental fue su figura en la música de su país, que auspició la creación de un grupo formado por una pléyade de compositores nacionalistas rusos, el llamado Grupo de los Cinco, que siguieron la estela musical marcada por él: Borodin, Mussorgsky, Rimsky-Kórsakov, Balakirev y Cui. Otras obras que presentamos de la producción de este compositor esencial para la música nacionalista rusa fueron su temprano Cuarteto de cuerda (escrito con tan sólo 20 años y revestido de la influencia del Clasicismo), su Sonata para viola y piano (de claro sabor romántico que recuerda a autores como Schumann o Chopin) y el vals-fantasía, una pieza orquestal para la danza.

El jovencísimo chelista madrileño Pablo Ferrández nos obsequió con su presencia telefónica desde Francfort, ciudad alemana en la que reside actualmente. Con él charlamos acerca de la grabación en directo con la que le dimos paso, en la que tocaba la Sinfonía concertante de Prokofiev, considerada por él como una de las obras de repertorio más difíciles para su instrumento. Un instrumento precisamente que Ferrández tiene el privilegio de ser el único chelista español que lo posee, ya que se trata de un Stradivarius de finales del siglo XVII otorgado por la Nippon Music Foundation, a instancias del fallecido director de orquesta Lorin Maazel, que se encuentra entre los escasos 20 violonchelos que se tocan a día de hoy en todo el mundo. Sobre el último concierto que ha dado recientemente en la capital española, concretamente en el Auditorio Nacional a finales del mes de enero con el director Yuri Temirkanov y la Orquesta Filarmónica de San Petersburgo, Pablo nos contó sus impresiones positivas sobre la entusiasta reacción del cálido público madrileño y nos desveló la obra que le encantaría tocar y que aún no lo ha hecho (una de las pocas, porque ya ha interpretado de todo para el violonchelo). Igualmente hablamos acerca de las diferencias que él encuentra entre el panorama musical alemán y el español y sobre las próximas visitas en suelo patrio de este concertista orgullo de España con Stradivarius en su poder.

Por su parte, el popular periodista Pedro J. Ramírez, flamante iniciador del nuevo proyecto periodístico El Español, visitó hace algunos días los estudios de Gestiona Radio para hablarnos acerca de su ópera favorita, como buen amante operístico que es, la cual no es otra que Tannhäuser de Wagner, sobre la que explicó el trasfondo de redención por medio del perdón y el amor espiritual y verdadero que existe en la obra del compositor alemán a la vez que lo puso en relación con una de sus famosas cartas que firmó como director del diario El Mundo durante el último gobierno socialista de Zapatero. Otros temas fueron tratados en el curso de la entrevista, como el de la inminente puesta en marcha de su periódico digital, en el cual manifestó que se va a dar un tratamiento muy profundo y exigente al mundo de la cultura. Demostrando una vez más su pasión por Wagner, realizó otro paralelismo al hablar de nuestro régimen político democrático en el hecho de elegir cada cuatro años a nuestros representantes, con la ópera El holandés errante, en la que el protagonista, debido al hechizo de una maldición, es condenado a vagar eternamente por los mares y es sólo permitido a pisar tierra firme en este caso cada 7 años para poder conseguir el amor sincero de una mujer que verdaderamente se sacrifique por él.

En el apartado de conciertos de la Fundación Excelentia, anunciamos los dos que se van a celebrar próximamente dentro del ciclo "Música para recordar", con las mejores bandas sonoras (el 20 de febrero), y con los mejores musicales de Broadway, como el West Side Story de Leonard Bernstein (el 21 de febrero).

ENLACE al programa del 7 de febrero