AMENAZAS AL MENOR EN INTERNET

Patricia Peyró @kontrolparental

29 de enero de 2015

AMENAZAS AL MENOR EN INTERNET
¿Es necesario un control parental en internet? La respuesta es sí, para evitar riesgos tan graves como el suicidio de niños y adolescentes

El uso cada vez más temprano de internet y de dispositivos como el ipad y el smartphone hace necesario establecer un adecuado control parental con el que proteger a los menores de la casa de los peligros que pueden acechar en la red.  Este control exige una implicación activa por parte de los padres, a través de conversaciones y formación contínua acerca de las TICS.

No todos los menores tienen la misma madurez, y sin embargo, sí que existe una media de edad en la que los niños españoles adquieren su primer teléfono inteligente, que se ha establecido en los 10 años, y esto a pesar, a pesar de que los expertos recomiendan que se les facilite a partir de los 14 años (Saber más )  El uso de internet es todavía más temprano que el del Smartphone, puesto que los padres inician a sus hijos desde los dos años, generalmente prestándoles su tablet para jugar.

Principales amenazas de la red

La falta de responsabilidad e implicación puede acarrear graves problemas al menor, como son la implicación en procesos de ciberbullying, ya sea de forma pasiva y como objeto de acoso, o de forma activa, siendo ellos mismos los niños hostigadores de otros niños de su misma edad.  Otras fuentes de acoso pueden venir de adultos depredadores que buscan niños con los que perpetrar algún tipo de abuso, ya sea psicológico o sexual.

El phising o la captación de datos personales, generalmente con intención de robar a los usuarios vía trampas por las que les incentivan a cobrar grandes sumas de dinero, como puedan ser herencias o premios millonarios de lotería, a cambio de pequeños gastos de gestión, son fuentes de peligro potencial en la medida en que el niño no discierne de lo real de lo ficticio y creado con fines delictivos.  Un ejemplo de phising llevado hasta el extremo lo tenemos en el reciente caso de suicicio llevado a cabo por un joven autista de 17 años, asustado por un ransomware ante la idea de haber cometido un delito. (Saber más)  

Los contenidos inapropiados son otra de las fuentes de peligrosidad que alberga la red. Además de las imágenes de pornografía intrusiva a la que cualquiera se puede someter accidentalmente realizando una búsqueda, existen otros contenidos con una carga ideológica peligrosa o inapropiada, como pueda ser la que incluya temática racista, xenófoba, sexista, radical o agresiva.

A riesgo de sonar extremos, el mal uso de las TICS puede lleva a la muerte del menor, generalmente por el suicicio consecuencia del bullying en combinación con el ciberbullying.  Así se determina en Cyberbullying Prevention and Response, del investigador Justin W. Patchin, cuyos datos alertan de que uno de cada cinco niños padecerá acoso a lo largo de su vida, y entre el 6 y el 30% de los adolescentes lo han experimentado alguna vez.

Todas estas fuentes de peligro potencial, en combinación con la pérdida de tiempo que puede acarrear una posible adicción al móvil o a los dispositivos hacen necesaria la implicación parental en el asunto de las TICS como se hace en cualquier otro proceso educativo más, siempre bajo la premisa de "prevenir, mejor que curar."