¿Que domina tu vida: la indecisión o la toma de decisiones?

Cuando estamos ante la necesidad de tomar una decisión importante la mayoría intenta valorar qué beneficios o menos consecuencias negativas nos traerá tomar tal o cual decisión y cuando estamos seguros de nuestra elección, la realizamos.

23 de enero de 2015

¿Que domina tu vida: la indecisión o la toma de decisiones?
si vives en un mar de dudas...

Alguna vez os habéis parado a pensar ¿cómo se toman las decisiones? Porque finalmente, ¿nos hemos inclinado por esa decisión y no por la otra? Aunque a medida que nos hacemos mayores cada vez la toma de decisiones se hace de manera más automática para llevar a este punto hemos ido eligiendo caminos que han ido cerrado  alternativas de un lado y ha ido abriendo otras "puertas" relacionadas con nuestra decisión.

Empezaremos definiendo qué es la indecisión, ya que es el paso previo a la toma de decisiones: Se puede considerar como la falta de autonomía, que impide a un individuo tomar una resolución, elegir algún camino entre varios, o resolver alguna problemática.

La ''indecisión'' provoca hacer juicios prematuros sin tener la suficiente información requerida para  ello y agregando un valor ético y moral, muchas veces  inconsciente a nuestra elección para hacerla más valiosa. La transformación de hacer más provechosa nuestra opción es un proceso psicológico que nos ayuda a autoafirmarnos y nos aporta seguridad en nosotros mismos.

A continuación vamos a enumerar una serie de elementos que dificultan el proceso de toma de decisiones:

  • El conflicto entre lo que debo hacer, lo que quiero y lo que me conviene.
  • Hacer las cosas sin valorar las distintas alternativas
  • La ignorancia sobre el tema sobre el que hay que elegir.
  • El no saber decir "no".
  • Las costumbres y los hábitos.
  • La falta de tiempo y tranquilidad para pensar
  • No tener a alguien con el que poder compartir nuestras dudas.

 ·         Estados de ánimo:

  • Estar muy contento
  • Sentir miedo, deprimirse
  • Estar enfadado, sentir impotencia
  • Querer olvidarse de los problemas
  • Ser una persona impulsiva
  • Pensar que todo es difícil de resolver.

·        Las presiones sociales:

  • Hacer lo que hacen los demás para no "sentirnos raro".
  • Mostrarse agresivo para que los demás nos respeten
  • Querer que nos acepten para no sentirnos aislados
  • Copiar lo que vemos y oímos en los medios de comunicación

Propiamente dicho el proceso de toma de decisiones es el proceso mediante el cual se realiza una elección entre alternativas o formas de resolver diferentes situaciones de la vida.

Para tomar decisiones adecuadamente  basta con seguir una serie de sencillos pasos que nos ayudarán a la elección de la mejor solución para nosotros mismos; siempre y cuando no caigamos en dejarnos llevar por los elementos descritos arriba.

  1. Reconocer el problema: el proceso de toma de decisiones comienza reconociendo que existe un problema: algo tiene que ser cambiado en la situación actual y hay posibilidades de mejorarla.
  2. Analizar el problema: una vez que el problema ha sido identificado, se hace necesario el estudio cuidadoso del mismo con la finalidad de encontrar la causa.
  3. Considerar nuestras metas: consideraremos  las metas que deseemos alcanzar.  Las metas que escogemos  están influidas por los valores que tenemos - lo que es importante para nosotros.
  4. Buscar alternativas: pensaremos y buscaremos tantas alternativas prácticas como sea  posible. Sin embargo,  intenta encontrar más alternativas o posibilidades que las obvias o las habituales.
  5. Analizar los recursos que requiere cada curso de acción alternativo: ¿Cuánto tiempo, dinero, destrezas, energía u otros recursos necesarios poseemos para llevar a cabo la decisión?
  6. Seleccionar la mejor alternativa: después de ver cuidadosamente cada alternativa, seleccionaremos la mejor. Tendremos en mente los valores que son importantes para nosotros, las metas para las cuales estamos trabajando y los recursos con los que contemos.
  7. Poner  nuestra decisión en acción: la toma de decisiones no termina con la selección de la mejor alternativa, sino cuando la hemos llevado a cabo.

A modo de conclusión:

  • Es importante considerar que al momento de tomar decisiones, es necesario no involucrarse de manera personal en la situación presentada y de tratar de tomar una postura imparcial o neutra ( no actuar por impulsos o sentimientos extremos), así como ver desde distintos puntos la situación, para poder buscar una solución viable y adecuada a la vivencia de cada uno.
  • También es importante destacar las propias motivaciones, para lograr lo que se desea, encontrando opciones nuevas. Brindándonos cierta libertad, que hará de este proceso de decisión, una posibilidad creativa , de probar diferentes posibilidades a partir de las cuales puedan abrir paso a nuevas alternativas.