¿Es el balón Intragástrico una buena solución al problema de la obesidad?

Antes de someterse a un tratamiento para perder peso, ya sea dieta o cirugía, hay que saber exactamente cuál es el problema que ha derivado en esa obesidad, es decir, la causa primera. Puede ser un trastorno hormonal, un problema de depresión o de inmovilidad puntual por una lesión, por ejemplo. Sabiendo cuál es y solucionando esa primera causa, es cuando podremos solucionar el problema de obesidad de forma efectiva.

16 de enero de 2015

¿Es el balón Intragástrico una buena solución al problema de la obesidad?
A cada problema de sobrepeso, hay que buscarle las causas reales

La obesidad, es un problema en constante aumento. Concretamente en España, el 53,7% de los adultos y el 27,8% de los niños, padecen algún tipo de sobrepeso e incluso obesidad.

Antes de someterse a un tratamiento para perder peso, ya sea dieta o cirugía, hay que saber exactamente cuál es el problema que ha derivado en esa obesidad, es decir, la causa primera. Puede ser un trastorno hormonal, un problema de depresión o de inmovilidad puntual por una lesión, por ejemplo. Sabiendo cuál es y solucionando esa primera causa, es cuando podremos solucionar el problema de obesidad de forma efectiva.

Perder peso, gracias a una dieta equilibrada y deporte, a veces, conlleva problemas de ansiedad por la comida y algunas personas no son capaces de permanecer a dieta todo el tiempo necesario hasta deshacerse de los kilos sobrantes. Otras veces, hay desequilibrios hormonales graves, en que por sí sola la dieta y el ejercicio no son suficientes y hay que tomar medidas más drásticas. Y también están las personas que quieren una solución más rápida y fácil para deshacerse de esos kilos de más. En estos casos, la cirugía ha avanzado muchísimo y hay diversas intervenciones que pueden solucionar estos problemas de forma mínimamente invasiva y reduciendo muchísimo los problemas postoperatorios que tenían las antiguas técnicas.

Uno de los tratamientos menos invasivo y bastante eficaz, es el balón Intragástrico que está indicado en pacientes que hayan tenido un aumento de peso puntual, debido a que han cambiado su estilo de vida, por embarazos, cambios hormonales o ansiedad producida por una depresión.

Hay dos tipos de balón Intragástrico, el tradicional que sólo puede estar implantado en el estómago del paciente 6 meses y el nuevo iBalón que puede estarlo durante un año.

El balón Intragástrico, es una esfera de un material resistente que se rellena con una solución salina y que permanece en el estómago del paciente de 6 meses a 1 año. Al ocupar parte del estómago de forma permanente, se reduce considerablemente la sensación de hambre y la ansiedad por la comida prácticamente desaparece. Se le organiza al paciente una dieta equilibrada para evitar que le falte ningún nutriente y gracias a esto la pérdida de peso es muy rápida.

Pero, el balón Intragástrico tradicional, tiene una serie de problemas en algunas personas, que no terminan de tolerar adecuadamente un objeto extraño en el estómago y terminan por rechazarlo. Además, están los pacientes que en seis meses no son capaces de cambiar su estilo de vida y dieta y que una vez terminado el tratamiento recuperan los kilos perdidos.

Estos problemas quedan solucionados con el nuevo iBalón, que por un lado, tiene la posibilidad de ajustar el volumen hasta que se encuentra el tamaño adecuado en que el paciente se sienta cómodo y se consiga la pérdida de apetito deseada y por otro, al estar un año implantado el paciente tiene más tiempo para asimilar una dieta y hábitos adecuados que le permitan mantener el peso de por vida.

No nos engañemos, para mantenerse en un peso saludable, prácticamente todas las personas deben cuidarse... cualquiera que lleve una alimentación inadecuada prolongada en el tiempo puede llegar a ser obeso, con lo que los pacientes que se someten a cualquier tratamiento para perder peso, deben mantener unos hábitos saludables el resto de su vida.  Si se vuelve a los malos hábitos que nos han llevado a padecer sobrepeso u obesidad, se recuperará todo el peso perdido, pero el fracaso no estará en el tratamiento, sino en nosotros mismos.

Por eso, antes de plantearse perder peso, por cualquiera de los métodos, bien sea una dieta, o cirugía, hay que tener muy presente que es necesario mantener unos buenos hábitos y cuidar la alimentación de por vida.

Rubén Bravo, portavoz del IMEO.

Para más información, podéis visitar estas dos páginas:

http://ibalon.es/

http://imeoobesidad.com/ibalon.php