¿Enchufada o a pilas? Gadgets de belleza imprescindibles. Bienvenidas a mi baño.

¿La tecnología hace la vida más fácil? La respuesta debería ser afirmativa porque ahora tenemos aparatitos para todo y en el mundo de la belleza no iba a ser menos. No sé vosotros, pero yo tengo mi baño que parece la sección de mini electrodomésticos de una superficie comercial: limpiar la piel, dermoabrasión, rizar pestañas, depilar, alisar el pelo, pulir las uñas...

25 de noviembre de 2014

¿Enchufada o a pilas? Gadgets de belleza imprescindibles. Bienvenidas a mi baño.
Tendencias.

Comenzamos por el paso de belleza más importante: la limpieza. Si no limpiamos perfectamente la piel los cosméticos no actuarán como prometen, la piel se verá sin brillo y no la ayudaremos a regenerarse. Las mujeres japonesas, que en esto del cuidado facial nos llevan ventaja, usan el sistema de doble limpieza: primero aceite y después jabón. Pero esto ya sabemos que no es suficiente y el boom de los cepillos eléctricos de limpieza para el rostro comenzó hace menos de dos años y se va a quedar para convertirse en un hábito. ¿Mis favoritos? Clarisonic, el primero en llegar de alta gama que usa la tecnología sónica para limpiar la piel hasta 6 veces mejor que una limpieza manual. Se vende en exclusiva en Sephora. La última versión se llama Aria Opulence, cuenta con 3 velocidades y está disponible en oro y plata.

Clinique, conocido por su mítico sistema de 3 pasos para cuidar el cutis, ahora incorpora a este sistema un potente cepillo de limpieza, Clinique Sonic, que deja la piel purificada y libre de poros para que luzca luminosa. Su forma y tamaño logra llegar a las zonas más dificiles.

Y el último en llegar es VisaPure DeepPore de Philips que promete limpiar tu piel 10 veces mejor que la limpieza manual y reduce la visibilidad de los poros y puntos negros tras su uso. Además, estimula la circulación de la sangre. Dual Motion se llama su sistema rotatorio y de impulsos que respeta las fibras de colágeno y elastina de la piel. Es perfecto para las pieles más sensibles. Los 3 cepillos están indicados para todos los tipos de piel y llevan baterías que se cargan a la red eléctrica.

¿Quién tiene la suerte de ser imberbe? Ojalá todas porque lo de depilarse el labio superior y la zona de entrecejo,  las mujeres,  lo aprendemos desde que empieza la adolescencia pero es que con la edad a veces sale pelo en la barbilla, en los pómulos...una faena. La depilación facial es dolorosa y además bochornosa, es mejor que ese momento se quede en la intimidad y para eso tenemos Braun Face que elimina el vello facial de raíz con precisión  y cuenta con otro cabezal  de cepillo facial con tecnología rotatoria. Funciona con una pila.

 

A continuación os presento mi última adicción para luchar contra los primeros signos del envejecimiento: el sistema de microdermoabrasión Philips VisaCare. Utiliza la tecnología DualAction Air Lift, que exfolia y masajea la piel de manera suave, pero eficaz, a través de la microdermoabrasión, estimulando la microcirculación y la activación de fibroblastos, responsables de la secreción de fibras de elastina y de colágeno, que otorgan a la piel un aspecto más juvenil, radiante y revitalizado. Se debería usar una vez por semana o una vez cada 15 días. Al usarlo la piel se enrojece un poquito y después hay que hidratarla muy bien pero es fascinante lo bien que queda. Funciona con batería que se enchufa.

Las uñas es imprescindible llevarlas bien limadas, limpitas, sin cutículas y que tengan brillo que es símbolo de salud. Da igual que te las pintes o no, pero que vayan bien arregladas hablará muy bien de ti. Micro Nail es un aparato con dos rodillos intercambiables. El primero lima la uña para olvidarte de las estrías, de que se capeen o de colores amarillentos. El segundo rodillo pule la uña sacándola un brillo natural que logrará que luzcas una semana un brillo en las uñas que ni el mejor Top Coat! Funciona con dos pilas.

La misma firma cuenta con Micro Pedi para limar las durezas de los pies. Ambos funcionan con dos pilas.

Las pestañas que no falten porque una pestaña larga, negra y gruesa es símbolo de feminidad. Antes de maquillarnos las pestañas con nuestra máscara favorita os recomiendo siempre rizarlas y mi rizador favorito es uno térmico que compro en Sephora y funciona con una pila. Lo enciendes, se calienta un poquito y procedes a rizar las pestañas que con el calor el rizo dura más para que aletees tus pestañas como Minnie Mouse.

Finalizo con el pelo. Lo que más trabajo nos da a las mujeres. Primero hay que secar, conviene que no pegues mucho el secador al cabello, que el aire no esté muy caliente y que no abuses de su uso. Pero, ¿cómo no vamos a abusar si lo necesitamos casi a diario? Pues para eso GHD ha creado el secador Aura con la tecnología Laminai. Esta innovación logra alinear el cabello en una única dirección, creando un caudal de aire focalizado, con una velocidad y temperatura constante, consiguiendo un cabello ultra suave y un 47% más brillante. Además tiene la tecnología Cool-Wal patentada que mantiene la carcasa exterior y la boquilla frías al tacto a tan solo 44ºC (comparado con los 126ºC de otros secadores). Esta innovación permite trabajar directamente en la raíz,  incluso entrar en contacto con el cuero cabelludo, consiguiendo un increíble volumen, al mismo tiempo que fija el peinado mientras secas. Ah , también es súper silencioso y consume un 24% menos de energía eléctrica.

Y por supuesto las planchas, esa herramienta para alisar, rizar o crear ondas abiertas sin las que muchas no podemos vivir. Pero hoy, si sois torpes como yo con esto del pelo, os quería recomendar unas planchas para crear ondas que son mágicas, porque se hacen solas. Se llama Curl Secret de Babyliss.  Coges un mechón no muy gordo entre las placas, cierras y el mechón se succiona, esperas y a los 6 pitidos, abres y el cabello sale rizado. Un inventazo.

 

Bueno podría seguir porque esto de los gadgets de belleza es un tema que me fascina. Otro día hablamos de depilación láser, luces Led para la cara, rodillos con micro agujas...y lo que está por venir! Besos y hasta el Martes que viene