El tiempo entre texturas

Llega el frio y con este tiempo parece que apetece acurrucarse en tejidos calentitos, notar en la piel la suavidad y sentirnos abrigados. Esto que suena a cursilada es una sensación real porque el ser humano necesita mantener una temperatura entre los 36,5 y los 37,5 grados. Por este motivo, mis propuestas de moda y belleza de hoy, son fundamentalmente gustosas para mantener el calorcito.

18 de noviembre de 2014

El tiempo entre texturas
Una mujer inmersa en el ambiente prenavideño.

Comienzo con la propuesta más lujosa: el Cashmere. Recuerdo ver en casa los jerséis de cashmere envueltos en papel de seda para que no se estropeasen y se guardaban como un bien preciado que duraba años.  La cachemira o cashmere es la lana de la cabra Cachemira que se crian en zonas de frio extremo como el Tibet  y la región de Xinjiang en China. Es suave al tacto, sedosa, ligera y buen aislante térmico. Ahora también se crían en otras regiones pero el tejido sigue siendo muy exclusivo y caro. Por suerte, hay firmas españolas como Violeta by Mango que ofrecen cada temporada varios modelos de este tejido, como este gris disponible desde la talla S a la XXL

El Corte Inglés tiene también una gran variedad de modelos y colores. Por cierto, he visto que actualmente tienen una promoción en la que si compras 2 unidades o más te hacen un 30%, que no me patrocina El Corte Inglés (aunque estaría encantada jejej) pero os aviso por si os interesa. La sensación de llevar puesta una prenda de este material es maravillosa.

Nuestras abuelas, para mantener el calor del cuerpo, usaban la franela que un tejido gordo hecho de lana. Afortunadamente, ahora se ha refinado y es más frecuente ver franelas hechas de algodón o fibras sintéticas, convirtiéndose en una tela más elegante y fina. Hasta Giorgio Armani, maestro de la elegancia,  la ha usado en sus colecciones. Hay desde prendas de vestir o calzado hasta sus maravillosas gafas de franela gris con cristal verdoso, que no pesan nada y que se han convertido en uno de mis deseos para estas Navidades.

El terciopelo es un tipo de tela con un pelo muy corto y denso, dándole una suave sensación muy distintiva. El terciopelo se puede hacer de cualquier fibra y en esas fibras están las diferencias de precio. Antes lo asociábamos a vestidos o blazers de fiesta pero actualmente el terciopelo está presente en ponchos, abrigos o pantalones como estos granates de Pedro del Hierro que sientan como un guante.

También RayBan ha coloreado y vestido sus gafas de sol con este material de Velvet. Son gafas que combinan el terciopelo más colorido a juego con los espejados de sus cristales. Con ellas no vas a pasar desapercibida.

Las muñecas también se pueden vestir de otoño con tejidos estampados de tartán sobre correas de plástico como es el caso de Swatch y de suave satén en el Rado, Esenza Colour.

A ver, la seda no es que aporte grados al cuerpo, pero si sensación de suavidad y se puede combinar con una chaqueta de lana gruesa. Yo es que a la seda no me puedo resistir, como esta preciosa camisa de inspiración oriental de Hoss.

Y los pies que no falten. Socketines es una firma de calcetines de unos jóvenes madrileños que apuestan por algodón orgánico y multitud de tejidos divertidos. Son prácticos, cómodos y cada par sólo cuesta 7€. Todos los modelos son unisex. 

Obviamente nos hacen falta unas buenas botas calentitas. No sé vosotros pero es que yo siempre tengo frio y lo más parecido a llevar una estufa en los pies son las botas UGG. Este calzado australiano está hecho de piel de oveja a doble cara con un forro polar en el interior, exterior curtido y normalmente de suela sintética. Son caras, la verdad, pero te pueden durar infinito sí las cuidas.

Y para estar en casa nada como las zapatillas Nordikas que son Made in Spain. Yo hace años me compraba cualquier zapatilla baratera y así me iba: se rompen rapidamente, el pie se queda helado y al final lo barato sale caro. Unas Nordikas te abrigarán los pies durante muchos inviernos. Y para celebrar su 30 aniversario han creado un set de viaje, con el aliciente de que las puedes personalizar con tus iniciales o tu nombre, me encantan! ¿Eres de mi familia y estás leyendo esto? Pues las quiero para Reyes!!

También las fragancias nos abrigan y no es cuestión de marketing, es que hay olores que nos hacen sentir sensación de abrigo o de dulzura. Eau de Cashmere es el nuevo Eau de Toilette que Guerlain nos propone para perfumar nuestras prendas de abrigo como un jersey, bufanda o abrigo. Esa es la teoría, aplicarla en las prendas de Cashmere pero a mí me encanta también para perfumarme la piel o el cabello. Eau de Cashmere está dentro de la colección " L'Art and La Matiere" que ya contaba con Eau de Lit para perfumar las sábamas y Eau de Lingerie para la ropa interior. Las 3 son una maravilla.

Jersey de Chanel  es un perfume cuya su historia se remonta a los años 20 cuando Mademoiselle Chanel liberó el cuerpo femenino, que iba siempre entallado, apropiándose de una prenda masculina como era el jersey de punto, adquiriendo un enfoque elegante y práctico. Y basándose en eso, el perfumista Jacques Polge eligió la lavanda, considerada antes un aroma masculino o para el hogar, y la envolvió de almizcle blanco y vainilla para lograr sobre la piel la sensación de confort y sensualidad de un buen jersey.

Y la más curiosa de todas, Line de Verre de Serge Lutens, una fragancia muy original y metálica inspirada en la lana de vidrio que se usa como aislante del frio y el ruido. Contiene cítricos, aldehídos, almizcle y cachemira.

¿Seguís con frio? Pues nada como una ducha calentita, una buena infusión (mis favoritas son la Tila de Naranjo de Mercadona y el Té con Vainilla de The Tea Shop), un buen edredón nórdico y un pijama con goma en el tobillo para que no se mueva, que esto es una obsesión  mía de la que ya os hablo otro día... Hasta el Martes que viene!