Algo está pasando con el cava valenciano

Dos influencias. La mediterránea, muy grande por su cercanía al mar y la continental, por las temperaturas y unos 700 metros de altitud, además de azotes térmicos de 20 grados entre el día y la noche, hacen que Requena concentre la elaboración de cava en la Comunidad Valenciana

5 de noviembre de 2014

Algo está pasando con el cava valenciano
Logo Elaboradores de Cava de Requena

Es el único término municipal autorizado por esta Denominación de Origen, que ampara el 15% de sus 22.000 hectáreas de viñedo y que la convierten en el segundo productor de cava en España tras Cataluña. La venta de cava valenciano se ha doblado en los tres últimos años y provoca los brindis de una treintena de países, entre ellos Japón, Canadá y Perú.

Valencia ha sido una de las regiones pioneras en la elaboración de cava fuera de Cataluña y quizá la que más éxitos ha cosechado tanto en producción como en calidad, sobre todo en los últimos tiempos y hay datos que lo demuestran. Una región con 26.000 años de tradición que han marcado al viticultor de esta zona por generaciones y que en los últimos años sus principales bodegas han realizado un gran esfuerzo para conseguir que el cava valenciano sea un producto diferenciador y sofisticado, sacando al mercado ediciones especiales y producciones novedosas, con un diseño innovador de sus botellas y etiquetas, consiguiendo productos de altísima gama que se elaboran con variedades blancas como las Macabeo y Chardonnay y tintas como la Garnacha, Trepat y Pinot Noir, a las que se suman largas crianzas.

Por eso era este el momento. El de dar a conocer la cultura del cava elaborado en Requena y el de apostar por impulsar el conocimiento de sus productos, que han obtenido numerosos premios en diferentes certámenes de todo el planeta, destacando en este aspecto las bodegas Dominio de la Vega, Pago de Tarsys o Torre Oria que se han alzado en varias ocasiones con el galardón de mejor cava de España en los certámenes de Enoforum y con altísimas puntuaciones en las guías especializadas.

Así pues, desde el año pasado ocho bodegas, (algunas de ellas forman parte de las que iniciaron la D.O. Cava persiguiendo su personalidad propia y la máxima expresión del terroir), han decidido unirse para crear la Asociación de Elaboradores del Cava de Requena, una asociación que empieza a pisar fuerte y que dará que hablar porque detrás de ella hay nombres que representan una trayectoria larga y seria. 

Pepe Hidalgo: presidente de esta joven asociación y gerente de la bodega Unión Vinícola del Este- UVE, el mayor productor de cava de la Comunidad Valenciana con más de 300 viticultores y con 5 millones de kilos de uva; más de un millón y medio de garnacha y un poco de Pinot Noir con la que todavía no han sacado al mercado ningún producto. Su Vega Medien Brut Ecológico (50% Chardonnay y 50% Macabeo) con una crianza de 20 meses, ha obtenido numerosos premios internacionales y en el 2013 Medalla de Oro de la Unión Española de Catadores. Este año harán un millón de botellas.

Su Lágrima Real 2008 (100% Chardonnay) salió al mercado hace 15 meses, con una larga crianza de 50 meses en botella y antes una crianza sobre lías de unos 5 meses. Se vende prácticamente en la Comunidad Valenciana y algo en EEUU y Japón. Hidalgo está convencido de que ninguno de los cavas que se elaboran en Requena tiene nada que envidiar a ningún espumoso del mundo.

Pablo Ossorio: Cofundador de Hispano-Suizas y director técnico de la bodega Vegamar desde hace unos meses. Hispano Suizas tiene una colección de cavas de alta gama asequibles para beber y disfrutar. Fueron los primeros que plantaron Pinot Noir en la zona que junto a la Chardonnay, la otra variedad tradicional en el champagne, se utiliza para hacer su cava Tantum Ergo. Exactamente 2/3 de Chardonnay y 1/3 de Pinot Noir con 22 meses de estancia en botella, representa la revolución de las gamas altas con un trabajo diferenciador fermentando en barricas de 400 litros de fondo abierto para dar a la levadura el suficiente oxígeno y conseguir así que el proceso fermentativo sea lineal. También elaboran el Tantum Ergo Pinot Noir 2012, en este caso con un degüelle de 19 meses.

Vicente García: Considerado el padre del cava valenciano ya que empezó a elaborarlo en Requena, su pueblo, en 1981 antes de que existiera, incluso, la DO Cava. Junto con su esposa Ana Suria llevan a cabo el proyecto de Pago de Tharsys, bodega donde elaboran cavas y vinos que hoy se exportan a más de 23 países. Originalidad, innovación y calidad son sus máximas para elaborar vinos que expresan la singularidad de esta tierra. El pionero empresario atribuye la eclosión del cava autóctono a la exportación, que supera la mitad de las ventas globales, y la ubicación de éste en la franja gourmet.

En el concurso internacional de Mujeres del Vino Japonés 'Sakura', celebrado en Shinagawa (Tokio), el pasado febrero, se otorgó la medalla de oro al cava Pago de Tharsys Millésime Rosé Reserva 2009, un cava 100% garnacha que fue seleccionado de entre las 1.900 muestras de 33 países que se presentaron. Su Pago de Tharsys Brut Nature (Macabeo y Chardonnay) es una de sus mejores apuestas en el mercado.

Fermín Pardo, Emilio Expósito y Álvaro Faubel, representan a la bodega Dominio de la Vega. Tres familias que son parte de los que iniciaron el primer cava en la Comunidad Valenciana, marcando una época y un modelo a seguir en la comarca. Hoy, salen de Casa del Conde, su centro de operaciones erigido sobre una vivienda del siglo XIX unas 550.000 botellas y sus exportaciones llegan a 26 países.

Su cava Artemayor Brut Nature (50% Macabeo y 50% Chardonnay) es una mezcla de cosechas, buscando más intensidad sin perder frescura y elegancia y consiguiendo muchos matices.

Eloy Bautista y Antonio González: exdirectivos del sector vinícola que unidos a Juan Roig - presidente de Mercadona-, le han dado una vuelta en el último año a la bodega Torre Oria, controlada por Angels, la sociedad en la que Roig aglutina sus proyectos ligados al emprendimiento. Torre Oria-Vintes es una de las bodegas más emblemáticas de la Comunidad Valenciana.

La familia López-Peidro: propietaria de la bodega Chozas Carrascal elabora desde 1989 vinos de pago en sus 35 hectáreas de viñedo ubicadas en San Antonio de Requena, manteniendo cepas centenarias de Bobal y apostando siempre por la conservación del entorno. Su único cava Chozas Carrascal Brut Nature Reserva 2012 (50% Chardonnay y 50% Macabeo) con 21 meses de estancia en botella, demuestra su carácter vinoso con mucha personalidad.

El grupo Coviñas, el principal productor de vinos de la D.O. Utiel Requena y la bodega Vegalfaro que cuenta con las marcas Pago de los Balagueses, Pasamonte y Vegalfaro en la misma DO, elaboran además cavas jóvenes y de larga crianza.

La Asociación de Elaboradores de Cava de Requena, aunque joven es ya una realidad que da sus frutos en la promoción de los cavas valencianos. Entre las 8 bodegas suman alrededor de 5 millones de botellas. El próximo mes se podrán comprar sus cavas on line desde su web www.cavavalenciano.com. Afortunadamente, algo está pasando con el cava valenciano.