El 'problema' de Ancelotti con Bale e Isco

La tranquilidad del nuevo líder de la Liga y actual campeón de Europa se ve 'amenazada' por la incorporación de Bale a los entrenamientos con el grupo tras su lesión. ¿Es el galés un problema para Ancelotti?

2 de noviembre de 2014

El 'problema' de Ancelotti con Bale e Isco
James celebra uno de los goles del Real Madrid frente al Granada. Foto: Gtres.

En solo una semana, el Madrid ha pasado de estar a siete puntos del Barça (distancia a la que se encontraba con el 0-1 de Neymar en el Bernabéu) a ir por delante de los de Luis Enrique en la clasificación.

La remontada blanca en el Clásico y un fin de semana perfecto para los de Ancelotti dejan a los blancos como nuevos líderes de la competición, con un punto de ventaja sobre Valencia y Atlético de Madrid y dos sobre el Barcelona y el Sevilla.

Casi todo en el Bernabéu es de color de rosa. Y eso que el Granada no vistieron de ese color, sino que sacaron a pasear al dragón. De nada sirvió el 'show' de Caparrós en la rueda de prensa de la previa. El Madrid venció en Los Cármenes (0-4) y dio continuidad al fantástico fútbol desplegado en Anfield y en el Clásico ante el Barcelona.

El Madrid de Ancelotti es ahora mismo una máquina perfecta de hacer fútbol. Casillas ha elevado su nivel, al equipo cuesta hacerle goles (no solo tiene a tres de los mejores centrales del mundo, sino que todo el mundo se implica en tareas defensivas), y Kroos y Modric han formado una sociedad impresionante al mando de las operaciones.

Qué decir del ataque, con Cristiano Ronaldo, el gran tiburón blanco, hambriento de goles, títulos y reconocimientos. El luso, el próximo Balón de Oro, firma con 17 goles (más que Messi, Neymar y Luis Suárez juntos) el mejor arranque goleador en la historia de la Liga. Al portugués le secundan un Benzema en estado de gracia y la clase y el trabajo de la pareja Isco & James.

Capítulo especial para James. El colombiano, del que se ha llegado a decir que llegó al Real Madrid para vender camisetas y porque así le concedían a ACS, empresa de la que Florentino Pérez es presidente, una autopista en Colombia, está demostrando lo que es: un fuera de serie. En el casillero de James ya figuran seis goles (dos de ellos maravillosos, la impresionante volea ante el Granada y el tanto ante el Dépor en Riazor) y seis asistencias en lo que va de temporada. Di María, utilizado (como todo jugador importante que se marcha del Madrid) como ariete contra FP, en el baúl de los recuerdos.

¿Podría esperarse que el ambiente en el Bernabéu fuese una balsa de aceite? Todo lo contrario. Ahora el debate gira alrededor del 'problemón' que se le plantea a Ancelotti con la recuperación de Bale tras su lesión. Para los mismos que fichar a James era un capricho sentar a Isco es una herejía. El verdadero problema sería que Isco no supiese en qué club está. Que su cabeza se empezase a llenar con los pájaros que revolotean sobre ella y le dicen lo buenísimo que es. Porque realmente lo es. Pero los mismos pájaros les decían lo buenísimos que eran a Özil y Di María...

El 'problema' que tiene Ancelotti es el mismo que tendría yo si en el garaje de mi casa me estuviesen esperando un Ferrari y un Rolls. Por suerte, Ancelotti lo tiene claro. Unos días, si necesita velocidad, pondrá al Ferrari Bale. Otros, cuando quiera darse un paseo, pondrá al Rolls Isco. De lo que se trata es que la escudería Real Madrid gane la carrera. Y de momento, los coches blancos ven a todos los demás por el retrovisor.