¡Al carajo Barkley y O'Neill! Pau Gasol sigue siendo una estrella

Pau Gasol ya no tiene 26 años. Tiene 34. Pero decir que este jugador está acabado solo puede esconder estupidez o mala intención. Y no me consta que Charles Barkley o Shaquille O'Neill sean estúpidos. Así es que se pueden ir con sus esperpénticos análisis al carajo. Y que recuerden aquellos tiempos en que ellos sí se arrastraban por el parqué

31 de octubre de 2014

¡Al carajo Barkley y O'Neill! Pau Gasol sigue siendo una estrella
Pau Gasol será fundamental un año más en su equipo, en este caso, los Chicago Bulls de Tom Thibodeau./Archivo

No es cuestión de comparar a estas dos leyendas del baloncesto norteamericano con nuestro Pau Gasol. Fueron más grandes. Es innegable. Pero los buenos aficionados al basket merecen más respeto desde medios de comunicación con gigantescas audiencias que pretenden analizar de manera profesional aspectos relacionados con este deporte. Demandamos juicios sosegados y pegados a la realidad. Basados en cifras y datos. 

Pau Gasol es un ala-pívot. Nunca fue un center aunque debido a sus virtudes y por necesidades, tanto en la Selección como en Toronto o Los Ángeles Lakers, jugase de 'cinco'. Pero siempre rindió a un gran nivel. Fue -y es- una garantía.

            

Todo esto viene a colación de los comentarios de O'Neill y Barkley sobre Pau. Algunos medios españoles describen sus frases como "gamberras" y sus palabras sobre el jugador español como "travesura". Juzguen: En una charla entre los dos analistas de la TNT junto a Kenny Smith, mientras analizaban las posibilidades de Chicago en el Este, se deslizaron por la cuesta de la falta de respeto... a sí mismos. Barkley aseguró: "Si Derrick Rose está sano, los Bulls son el claro favorito en el Este". La respuesta de Shaq fue tremendamente contundente: "Pau está viejo y acabado". ¿Qué datos dieron? ¿Qué elementos de juicio utilizaron?

Cuando Pau Gasol se enfundó en 2010 su segundo anillo de campeón de la NBA tenía 31 años. Desde ese momento a la actualidad han pasado tres años muy, muy largos. Tres temporadas de sequía en la que su equipo solo empeoró. Primero, el adiós de Phil Jackson para una primera etapa negativa en la que solo él y Kobe Bryant tiraron del carro. Y durante el último año, el de Sant Boi estuvo absolutamente solo para todo. Para lo bueno y lo malo mientras Kobe se encontraba de baja por lesión. Él... rodeado del vacío. 

La temporada pasada jugó 60 partidos. O sea, en la media de su carrera que es de 64 partidos por sesión. Pues bien, cogió 580 rebotes por los 592 que capturó, como media, durante toda su carrera en la NBA. Y metió 1.041 puntos. De nuevo, más o menos en su media de 1.105. Si yo tengo que decidir cuál fue su mejor año en la liga diría que la segunda temporada en los Lakers en la que fue un titán en el rebote y en defensa y aportó muchísimo al juego en ataque de los amarillos. Pau tenía entonces 30 años y estaba en su plenitud. ¿Significa esto que ahora está acabado? No, como demuestran los datos fríos de su temporada anterior

         

Frente a los números de este Pau con 34 años, sería bueno analizar los de Barkley y O'Neill a esa misma edad recordando que ellos fueron superestrellas rutilantes y miembros del Hall of Fame. 'El Gordo' consiguió entonces 15,2 puntos y 11,7 rebotes por encuentro. 'Shaq', por su parte, lograba 17 puntos y siete rebotes. Y ambos, pese a estar ya en esos momentos físicamente destrozados, jugaron dos y cuatro temporadas más, respectivamente. Tenemos que suponer que no consideraban que a los 34 años estuvieran "acabados". O quizá la manteca que cobraban hacía que mereciera la pena arrastrarse por los esos parqués de Dios... Pero al caso: Pau jugó el año pasado más minutos que ellos yéndose a 32 por partido en la fase regular. Y en su casillero figuran más de 17 puntos y casi 10 rebotes. Acabado dicen... 

Pero hablemos con propiedad. El juego de Pau evoluciona. Su físico ha cambiado y su forma de jugar también. Es un tío práctico e inteligente. Y seguirá siendo fundamental para su nuevo equipo, como lo fue en el pasado en otras franquicias. ¿Cómo? Analicemos. Jugará al lado del francés Joakim Noah. Una potencia de la naturaleza que se desata en defensa, en la intimidación y en el rebote. Es decir, estará mucho tiempo liberando a Pau de las funciones de mayor desgaste físico. Y el español tendrá libertad para moverse en las zonas que le son propicias, desde los costados y de espaldas al aro, intentando el 'pick and roll', desde el tiro libre o buscando sus tiros de cinco y seis metros. Además, Thibodeau aprovechará su capacidad de pase para jugar balones entre sus hombres altos y dentro-fuera para buscar el tiro exterior. 

En definitiva, experiencia, calidad, inteligencia y versatilidad. Todo en uno. Veremos un Pau Gasol extramotivado que se irá a medias de 16-18 puntos y más de ocho rebotes con tres tapones y más de cuatro asistencias por partido.¿Apostamos? El primer partido que jugó el pasado miércoles salva las cifras que yo doy. Se fue a 22 puntos y 11 rebotes.

Pau ha demostrado en el Mundial que su nivel sigue intacto. Que continúa siendo una estrella mundial, pieza importante en cualquier proyecto que quiera aspirar al anillo como se demostró este verano, cuando multitud de equipos le ofrecieron un contrato tras quedar libre. Y se le ve feliz: "Cada día que pasa estoy más convencido de que la decisión que tomé viniendo a los Bulls fue la correcta", reconoce el español, que vuelve a sonreír en Chicago, donde compartirá vestuario con Nikola Mirotic.

            

Más interés que Barkley o Shaquille en el estado del jugador tiene seguro Tom Thibodeau, su nuevo técnico en los Bulls. Y él lo tiene claro. En una reciente entrevista con el diario El País, el técnico dijo que "Gasol es un ganador que puede hacer de todo y hacerlo bien". En su opinión, Pau "posee tanto talento que puede postear, ganar la posición para sus tiros, jugar pick&roll's, atacar el rebote... Su experiencia será un gran activo para el equipo. Me gusta su versatilidad, puede jugar de 4, de 5, con Noah, con Taj Gibson... Lo más importante es que es un ganador".

¿Y la función de Pau en el equipo? "Todo lo que hace aporta a las victorias del equipo, por eso estamos tan entusiasmados con él. Pau es un gran plus para nuestro equipo".

Lo demás es hacerse notar gracias a los demás, provocar y alimentar de la peor manera el espectáculo.