Cinco trucos para encontrar alojamiento barato

El primer consejo que te damos desde Planeta LowCost es que no esperes a llegar a la ciudad en la que vas a pasar unos días para ponerte a buscar un alojamiento. El motivo está muy claro, te ahorrarás dinero.

30 de octubre de 2014

Cinco  trucos para encontrar alojamiento barato
Foto: Apartamentos Botánico 29 | Flickr

Los billetes para tu próximo destino turístico ya están en tu posesión. Es el momento de buscar dónde vas a alojarte durante esos días, lo que suele ser un proceso duro, ya que los hoteles no se caracterizan precisamente por sus amables precios. Si tienes a un amigo o conocido en la ciudad escogida estás de suerte, ocupa su sofá y ahórrate unos cuantos euros. Si no es el caso, apunta cómo conseguir un viaje más low cost. 

Aunque haya momentos en los que esta idea pase por tu cabeza, no es necesario dorir en un banco o bajo un puente para ahorrar en el alojamiento. El principal truco está en comparar. Empezando por dejar de lado los hoteles, te recomendamos que eches un ojo a comparadores de precio como Booking, que aunque comenzó como un agregador de este tipo de estancias ya puedes encontrar albergues, pensiones e incluso campings. Airbnb también es una buena opción low cost, pues al estar en una casa con cocina evitarás desayunar, almorzar y cenar siempre fuera. ¡No hay nada más barato que un plato de arroz o pasta casera! Eso sí, cuidado que cada vez está más restringido alrededor del planeta.

Es necesario hacer una pequeña investigación antes de escoger el alojamiento, ya que cada destino tiene sus propios trucos para ahorrar. Por ejemplo, si te vas a conocer Francia es recomendable empezar la búsqueda por los chambre d'hotes, que suelen ofrecer ofertas muy económicas. Si en tu equipaje nunca puede faltar una buena tienda de campaña, en el país galo existen campings municipales donde podrás ahorrar dinero sin necesidad de perder calidad. 

Si tienes pensado aterrizar en Berlín no necesitas una tienda de campaña para vivir una experiencia similar. Puedes instalarte en Huttenpalast y dormir en caravanas o cabañas. Los Bed & Breakfasts también son un clásico en muchas ciudades como Londres, Dublín o Nueva York, aunque en este último caso se está poniendo de moda, como la estancia más barata, los hostales o albergues, donde podrás encontrar camas por por unos 20 euros la noche. De primeras no parece nada barato, pero es que la Gran Manzana nunca lo ha sido.

Existen otros tipos de alojamiento alternativo que cada vez están más en auge. Si tu caso se parece mucho a ese que va con la tienda de campaña siempre a cuestas no dejes de buscar alojamiento en los conocidos como Gamping. Es el conocido Airbnb de los campings. Los propietarios de casas con jardines alquilan su espacio en el exterior para que los viajeros puedan acampar en ellos. Sin duda alguna, una opción muy barata para pasar las noches. 

Si eres más de refugiarte bajo un techo siempre puedes optar por el Couchsurfing. Este tipo de alojamiento tiene muchas ventajas. En primer lugar, por lo general no tendrás que pagar nada por un sofá o una cama. Y además podrás conocer gente que ha nacido en esa ciudad o que vive allí, pudiendo así enriquecer tu experiencia de viaje conociendo lugares recónditos que las guías turísticas dejan de lado. ¿Se puede pedir más?