¡Se me han fastidiado las vacaciones! Y ahora, ¿qué hago con las reservas?

Que no cunda el pánico. A veces los planes se truncan por causas de fuerza mayor y ni una plegaria a la virgen de tu pueblo puede solucionar la papeleta. En esos casos toca tomar aire, evitar que te dé un chungo y buscar soluciones, porque haberlas haylas.

23 de octubre de 2014

¡Se me han fastidiado las vacaciones! Y ahora, ¿qué hago con las reservas?
Guillermo Moratalla de Flickr

Si planeaste tu viaje para que no te costara un euro, quizá debas parar aquí de leer porque no tendrás problemas de reservas ni de billetes cancelados. Pero si éste no es tu caso seguramente ahora estás pensando que nadie va a obrar el milagro y te van a devolver la pasta que te gastaste en el billete de avión. Vale, admitamos que sin el seguro de viaje lo vas a tener complicado, pero ya hay plataformas que permiten un reembolso parcial del precio. ¿Cómo? Muy sencillo, colocando ese billete a otra persona. Una de estas webs es Change Your Fly, un portal que no sólo te ayuda a deshacerte de ese pasaje que no vas a usar, también a las aerolíneas a no volar con asientos vacíos. El pasajero (en este caso tú) se identifica en la web y da la información de su billete solicitando su reembolso; la compañía evalúa el coste de ese asiento y si se ha revalorizado lo recupera y acto seguido lo pone en venta de nuevo. Y es que ya sabes que no hay aerolínea que se precie que no intente rentabilizar cualquier detallito. ¡Un día de estos hasta nos obligan a volar en un asiento sillín! Futuribles aparte, con esta web tú consigues que te reembolsen parte de ese dinero, Change Your Fly se queda una comisión y la aerolínea no pierde un asiento. Todos contentos.
Si el problema lo tienes con el tren, no sufras, porque también tiene solución. Y es que ya está todo inventado... como la página trenhub.com que te permite comprar billetes en reventa y revender el que no vas a usar. Este portal, sin embargo, no trabaja en colaboración con ninguna compañía y, por tanto, que consigas vender tu pasaje dependerá, en gran parte, del factor suerte. Aunque, eso sí, trenhub te ofrecerá toda su ayuda promocionando tu venta en redes sociales.
Pero qué pasa con el hotel. Tampoco hay que hacer un drama del asunto porque, como bien reza la página hallst.com, "la vida es dinámica y los cambios forman parte de tu día a día". Por eso nace esta web que te permite subir tu reserva a su sistema con el precio que pides por ella, usar las herramientas sociales para promocionarla y, si tienes suerte, venderla. El portal, por su parte, te ayudará a promocionar la venta y se encargará del cambio de nombre y del proceso de pago entre comprador y vendedor (es decir, tú).
Ahora ya te puedes relajar. Uno nunca reserva unas vacaciones con su habitación de hotel, su billete de ida y vuelta y su tumbona en la playa para echarlo a perder, pero a veces la situación supera nuestras perspectivas más optimistas y hay que enfrentarse a ella con decisión y picardía.