Pequeños espías

El espionaje siempre ha sido un tema que ha llamado poderosamente la atención. Prueba de ello es la influencia que ha tenido en la literatura y en el cine, aunque el espionaje ha estado presente en la vida del hombre desde tiempos remotos. Pozuelo de Alarcón acoge una muestra sin igual en Europa en la que se exponen verdaderas reliquias de la historia del espionaje, todo ello organizado por www.museodelespia.com. Estuvimos hablando con el comisario dela exposición, David Castillo, y esto fue lo que nos contó.
Por David Benito

10 de octubre de 2014

Pequeños espías
"Pequeños espías".

Pregunta.- La exposición está compuesta de 4 salas temáticas. Hagamos un pequeño recorrido David. En primer lugar, para que la gente se de cuenta de lo que significa este museo, "El Museo del espía" sólo cuenta con uno similar, un auténtico referente a nivel mundial y está en Estados Unidos. Es un lujo que España tenga uno ya que no todos los países pueden decir lo mismo ¿no?

Respuesta.- Efectivamente, David. Lo cierto es que nos resulta curioso que no haya nada similar al de Washington en toda Europa. Y todo hay que decirlo, este nuevo "Museo del espía" europeo poco tiene que envidiar al Americano, pues en él hay reunidos cientos de cámaras y grabadoras espía, máquinas de encriptado de mensajes, uniformes, disfraces, documentos, armas y "gadgets" utilizados por los agentes secretos de todo el mundo a lo largo de la historia. Desde la famosa máquina Enigma o las radios de los agentes secretos en la II Guerra Mundial, hasta la más moderna tecnología digital aplicada a la captación de audio y video clandestino.

P.- La primera de las salas está dedicada a la Historia del espionaje. Muchos se sorprenderán pero en la Bíblia ya se habla de espionaje ¿verdad?

R.- Así es. En La Biblia, como el Corán, el Talmud y otros libros sagrados,, se cita en numerosas ocasiones a los espías. Josué, Moises, David y otros patriarcas judíos utilizaron a sus espías para obtener información beneficiosa para "el pueblo elegido". De hecho, hoy el MOSSAD, el Servicio de Inteligencia de Israel, está considerado el mejor servicio de espionaje del mundo.

P.- La "Historia" comienza en Oriente Próximo. En la muestra hay objetos procedentes de Mesopotamia y otros lugares y tiempos más cercanos a nuestros días ¿no es así?

R.- Efectivamente. El espionaje ha estado presente a lo largo de toda la historia. En la Mesopotamia del siglo III a.C., cuando Sargon I de Acad controlaba un importante territorio entre el Mediterráneo y el Golfo Pérsico, creo una red de espías utilizando mercaderes que le informaban de las características de los territorios y las civilizaciones que pretendía dominar. Y no solo eso, ya que en el imperio chino encontramos el primer tratado militar en el que se hacen referencias al espionaje: El Arte de la guerra, de Sun Tzu, trata en alguno de sus pasajes sobre la importancia que tiene el conocimiento y la información antes de presentar batalla.

Además, en la epopeya griega Ilíada se narra cómo en la guerra de Troya ambos contendientes mandaron emisarios con el fin de infiltrarse entre los troyanos y aqueos para conseguir información sobre los futuros planes de ataque. Y como no, durante el Imperio Romano, los aristócratas contaban con su propia red de informantes, ya fueran esclavos o agentes que les mantenían al día de las actividades del Senado. Los espías, y también la criptografía, fueron muy importantes para el desarrollo de las diferentes guerras libradas por el imperio. Julio César, por ejemplo, utilizó el conocido método que trasladaba tres letras del alfabeto hacia la izquierda para reemplazarlas. Así, la A se representaba con la D y sucesivamente. Mensajes estos, los de Julio Cesar, que jamás fueron desencriptados.

P.- En nuestra piel de toro tenemos a nuestro propio agente 007, Antonio Badía. ¿Quién fue y qué hizo como espía?

R.- Fue el primer gran espía español. Bajo la falsa identidad del príncipe abbasy Ali Bey, y por encargo de Manuel Godoy (Primer Ministro de Carlos IV), se infiltró en el gobierno de Marruecos y recorrió numerosos países árabes, informando a Godoy de sus descubrimientos, e intentando influir en las decisiones políticas de dichos países. Bajo la identidad de Ali Bey, el espía español Domingo Badía fue el primer occidental en visitar la ciudad sagrada de Meca y en cartografiarla. De hecho, su increíble aventura ha inspirado numerosos comics y obras literarias, algunas de ellas expuestas en el presente museo.


P.- La segunda sala también está relacionada con la historia del espionaje aunque algo más cercano a nuestros días. Sin duda la Gran Guerra y la II Guerra Mundial impulsaron el espionaje como ningún otro conflicto ¿no?
R.- Así fue. La gran evolución del espionaje se produjo en el siglo XX. Durante la I Guerra Mundial comenzaron a diseñarse sistemas de criptografía sofisticados, y a utilizarse las primeras cámaras espía en aviones. Pero también surgieron grandes espías como Sylvanus Morley, Marthe Richard, Alfred Redl, Vincent Kraft, Aaron y Sarah Aaronsohn, Gertrude Bell... o la más famosa de todos: Mata Hari. Y durante la II Guerra Mundial, los sistemas de espionaje se volvieron mucho más sofisticados. Tanto la Abwehr nazi (organización de inteligencia militar alemana del estado Mayor de las fuerzas armadas), como la OSS norteamericana (precursora de la CIA) o el KGB soviético, entre otros, desarrollaron radios clandestinas, armas secretas, cámaras espía, maquinas de encriptado... Y muchos de los agentes secretos que han pasado a la historia, surgieron durante el conflicto más importante del siglo XX: László Almásy, Joséphine Baker, Anastasy Vonsiatsky, Guevork Vartanián, Lona y Morris Cohen, Kim Philby, Richard Sorge, René Lefevre... La mayoría de ellos han inspirado películas, novelas y comics infantiles. Muchas de esas piezas están expuestas en el museo.

P.- En la exposición contáis con alguna que otra reliquia de esta época. ¿Cuáles son las más relevantes que van a poder observar los visitantes?

R.- Pues mira, hablando de la II Guerra Mundial, una de las piezas de más valor es precisamente la máquina Enigma. Esta disponía de un mecanismo de cifrado rotatorio, que permitía usarla tanto para cifrar como para descifrar mensajes. Su fama se debe a haber sido adoptada por las fuerzas militares de Alemania desde 1930 y su facilidad de manejo y supuesta inviolabilidad fueron las principales razones para su amplio uso. La lectura de la información que contenían los mensajes supuestamente protegidos es considerado, a veces, como la causa de haber podido concluir la II Guerra Mundial al menos dos años antes de lo que hubiera acaecido sin su descifrado. Esta pieza fue recuperada en Berlín tras la ocupación aliada, en 1945. A pesar del estado de deterioro, a causa de los bombardeos, la placa identificativa original se conserva en buen estado.

Otra pieza de lo más significativa es, por ejemplo, el Expo Tica. Probablemente el reloj-cámara espía más famoso de todos los fabricados. Desarrollado en 1904 por el diseñador sueco Magnus Niell. La Ticka fue pionera en el uso de películas de rollo, lo que permite 25 exposiciones con un tamaño de 15 x 23 mm

P.- ¿De qué forma ha marcado el espionaje en la literatura y la cultura del entretenimiento?

R.- De manera absoluta. El cine ha reflejado, en algunas ocasiones de forma más fiel que en otras, todo lo que concierne al mundo de los espías y los servicios secretos. En la exposición pueden verse muchos de esos carteles de películas que destacan precisamente en esta línea. Y no solo eso, sino también gadgets que, aunque utilizados en películas de ficción, son totalmente reales. Las películas del famoso James Bond, basadas en las novelas de Ian Fleming, son un buen ejemplo de ello. En el museo tenemos expuestas algunas de las armas y utensilios utilizados por el espía de ficción más famoso de todos los tiempos, como por ejemplo la Walther PPK, binoculares, cámaras espía, un tasser camuflado en un teléfono móvil, etc. Eso sin contar con las historietas presuntamente ideadas para un público infantil, que salpican toda la exposición. Desde Juan Centella o Pedro Alcazar y Pedrín, hasta los agentes de la T.I.A o Anacleto.

P.- La tercera sala está dedicada a la sociología del espionaje. Además de Mortadelo y Filemón y Anacleto agente secreto, los visitantes se van a encontrar con Gadgets realmente sofisticados para la época. ¿Cuáles son los más destacados?

R.- Tenemos expuestas diferentes cámaras de bolsillo, un bolso-espía de una agente del KGB, gafas anti-seguimiento, todo tipo de grabadoras empleadas, por ejemplo, en plena Guerra Fría, cámaras camufladas en paquetes de tabaco, mecheros, relojes, etc. Hay montones de ellos, cada cual más curioso. 


P.- La cuarta sala es donde se juntan fantasía y realidad. Héroes y villanos reales y de ficción, aunque como suele decirse, en ocasiones, la realidad supera con creces a la ficción. ¿Qué historias hay en esta sala?

R.- Pues podemos encontrarnos, en lo que respecta a los héroes, con muñecos a escala de los Técnico Especialista en Desactivación de Artefactos Explosivos (TEDAX), los Grupos Especiales de Operaciones o diversas Agencias de Información. En cuanto a los villanos, los enemigos del espionaje del siglo XXI, tenemos representados a la Facción del Ejército Rojo (RAF), un campamento de las FARC-EP, al ejército de la República Irlandesa (IRA), e incluso un comunicado del abandono de las armas de la banda terrorista ETA. También a radicales islámicos como El Sheikh Abu Hamza al-Masri, Leila Khaled o Abu Musab al Zarqaui. Además de aparecer representados el asalto a la OPEP con Ilich Ramirez (Carlos el chacal) a la cabeza o las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), así como el campo de detención de Guantánamo, el ELN (Ejército de Liberación Nacional) o los mismísimos Anonymous. Se sorprenderán... palabra.

P.- Para terminar, David, mientras escribía estas preguntas me he percatado de un extraño funcionamiento del ordenador. El ratón se movía sólo y se abrían ventanas. Tratándose de espionaje... ¿No tendrás tú algo que ver en todo esto?

R.- Pues tendría que responderte aquello, tan manido pero efectivo, de "si te lo contase, después tendría que..."

Fecha: del 6 al 25 de octubre de 2014.
Horario: De lunes a viernes, de 17:00 a 20:00 horas. Sábados de 11:00 a 14:00 horas. Domingos y festivos cerrado.
Lugar: Centro Cultural Padre Vallet, Pozuelo de Alarcón.
Precio: Entrada libre.

www.museodelespia.com